Última hora

Última hora

El caso de Asha despierta una ola de solidaridad en Australia

El ministro de Inmigración se ha granjeado duras críticas por parte de la sociedad civil y de la clase política después de sugerir que un bebé, hija

Leyendo ahora:

El caso de Asha despierta una ola de solidaridad en Australia

Tamaño de texto Aa Aa

El ministro de Inmigración se ha granjeado duras críticas por parte de la sociedad civil y de la clase política después de sugerir que un bebé, hija de migrantes nepaleses, hospitalizada tras sufrir quemaduras en el centro de refugiados de la isla de Nauru (República que fue colonia australiana), fue herida de manera “deliberada” para acceder a los servicios sanitarios australianos.

Punto de vista

¿Permitirá usted que niños heridos permanezcan en centros de detención?

Peter Dutton que ha enviado a la niña y a sus padres a otro centro de detención para migrantes en la metrópolis a la espera de que se recupere de las heridas, ha asegurado que “este caso no será una excepción puesto que no pueden consentir que los traficantes de migrantes se aprovechen de los servicios sanitarios como vía para obtener la ciudadanía australiana.”

Bajo las etiquetas #Asha y #LetThemStay (dejen que se queden) miles de ciudadanos australianos y diferentes ONG han generado una campaña en apoyo a Asha en twitter. Durante días, cientos de personas se concentraron en los alrededores del hospital para niños Lady Cilento en Brisbane, donde fue hospitalizada Asha, para pedir al Gobierno que no reenvíe a la pequeña de nuevo a Nauru, decisión que, este lunes, ha adoptado el Gobierno.

El caso ha suscitado un polémico debate en el Parlamento tras la intervención de varios diputados sobre la violencia contra los menores en los centros de detención que Australia mantiene en varias territorios insulares de países vecinos.

Maltrato y violencia contra menores en Nauru

Este tema fue denunciado en un informe de la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) del 3 de febrero de 2014. El estudio denominado The Forgotten Children report recoge 1 233 entrevistas con actuales y antiguos detenidos. Los investigadores exponen 239 casos de menores objeto de algún tipo de violencia.

El ministro de Inmigración, Peter Dutton, ha tenido que subir al estrado en varias ocasiones, este lunes, para responder a las preguntas de varios diputados.

Durante la sesión parlamentaria, interrumpida en varias ocasiones por el presidente de la Cámara, los asientos del partido Los Verdes fueron los más ruidosos. El diputado Adam Bandt preguntó al primer ministro, Malcolm Turnbull, si iba a consentir mantener en centros de detención a niños heridos. En referencia al caso de Asha, Bandt preguntó si el Gobierno pensaba enviar a Asha de nuevo a Nauru tras las elecciones:

Dutton tomó la palabra asegurando que “no iba a permitir bajo su mandato que gente se autolesione para provocar un traslado a los hospitales del país porque sería como dejarles entender que es la mejor manera de acceder a la ciudadanía.”

Tras un infructuoso intento por intervenir, el diputado independiente,Andrew Wilkie, calificó de “escandalosas” las declaraciones de Dutton en las que sugiere que Asha fue herida de manera deliberada para acceder a los ciudados de un hospital y exigió disculpas oficiales:

Durante su intervención posterior aseguró que el caso de Asha “está siendo utilizado por el Gobierno para demonizar a las personas que huyen y buscan asilo.”

Otro diputado, el laborista Andrew Giles, ha promovido una moción en la Cámara de Representantes para que el Gobierno “pida disculpas” pour haber expulsado a la ONG Save The Children del centro de Nauru en 2014. El informe que provocó aquella decisión gubernamental, dijo Giles, “no aportó pruebas sobre el supuesto mal comportamiento del personal de la ONG” que fue denunciado por haber alentado a varios refugiados a autolesionarse.

En un tuit, Giles explica que “aquellas alegaciones contra los trabajadores humanitarios en Nauru fueron infundadas”:

La polémica ha saltado del Parlamento a la calle, en este cartel publicitario cuya fotografía ha sido tuiteada por la parlamentaria ecologista Sarah Hanson-Young, puede leerse “abusar de los niños no es la solución, este cartel hace saltar por los aires ese argumento”:


En el cartel: “No se pueden ‘parar las barcas’ con abusos infantiles”

La Corte Suprema Australiana confirma la legalidad de los centros de detención en territorios de países vecinos

El pasado 3 de febrero, la Corte Suprema reforzó la política de asilo del gobierno al declarar legal la deportación de migrantes a los centros de detención que Australia mantiene en territorios de países vecinos (es el caso los centros en la isla Los Negros en Papua Nueva Guinea con 1 100 reclusos y el de la isla de Nauru, con 1 200 internos)

El Tribunal Supremo rechazó la demanda de un detenido del centro de Nauru que argumentó que esta política de detención es inconstitucional

La decisión judicial ha permitido al Gobierno continuar con la deportación de 250 personas, incluidos 37 bebés, a la isla de Nauru amparándose en la Migration Act.