Última hora

Última hora

Los mosquitos son los animales más mortíferos del mundo

Ahora que el virus del Zika azota a una gran parte de Latinoamerica e incluso se sospecha que podría estar relacionado con numerosos casos de

Leyendo ahora:

Los mosquitos son los animales más mortíferos del mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Ahora que el virus del Zika azota a una gran parte de Latinoamerica e incluso se sospecha que podría estar relacionado con numerosos casos de microcefalia en Brasil, los mosquitos, de todas las especies, se revelan como el animal más mortífero del mundo.

En total, el mosquito mata a más de 500.000 personas al año, transmitiendo enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue, la encefalitis japonesa o más raramente el chikungunya.

Esto les convierte en la especia más mortífera para los humanos después de los propios humanos, que mataron, a través de homicidios, guerras y terrorismo, a cerca de 558.133 personas en 2012 (y el número ha aumentado significativamente desde entonces).

Después de los mosquitos, los gusanos son la segunda vía más importante de transmisión de enfermedades, provocando más de 190.000 muertes al año, sin contar el cerdo durante la epidemia de gripe A. Estos últimos fueron responsables de 285.000 muertes en el mundo entre 2009 y 2010, según estimaciones de la OMS.

Las enfermedades, más mortales que los ataques

En el imaginario humano, los tiburones y los lobos provocan más miedo que los moquitos o los gusanos. Pero tan esporádicos se han vuelto los ataques mortales de lobos a humanos, que es imposible encontrar estadísticas.

Por su parte, los tiburones mataron en 2015 a seis personas. Las hormigas matan a más humanos al año (una treintena) que los osos (cinco).

En total, casi 107.000 personas mueren a causa de una picadura (sin contar las picaduras de mosquitos), una mordedura o un ataque mortal, de los cuales cerca de un 94% es provocado por serpientes.

Sin embargo, las enfermedades matan alrededor de un millón de personas cada año, sin contar los casos de gripe A de los años 2009 y 2010. Durante esta epidemia, esta cifra alcanzó el récord de 1.250.000 muertes por enfermedades transmitidas por animales.