Última hora

Última hora

Irán: elecciones cruciales para el reformista Rohaní

Pocos carteles y pequeños, ningún mítin en la calle, ni bombardeo de anuncios por televisión ni en las redes sociales: los iraníes han tenido una

Leyendo ahora:

Irán: elecciones cruciales para el reformista Rohaní

Tamaño de texto Aa Aa

Pocos carteles y pequeños, ningún mítin en la calle, ni bombardeo de anuncios por televisión ni en las redes sociales: los iraníes han tenido una campaña electoral corta y discreta, pese a los llamamientos oficiales a la participación y a la importancia capital acordada a estos comicios.

Los reformistas, que boicotearon las legislativas de 2012 y que están por tanto, marginados en el Parlamento, vuelven con el objetivo de cambiar la ecuación en el Hemiciclo, donde los conservadores son mayoritarios. Pero para ello, tienen que acabar con la apatía de los electores, sobre todo porque muchísimos de sus candidatos, entre ellos figuras destacadas, han sido rechazados por el Consejo de Guardianes de la Constitución. En Irán los candidatos tienen que inscribirse y ser aprobados por esta instancia formada por seis clérigos y seis juristas. En esta ocasión se han inscrito 12.000 candidatos. Hosseinali Amiri, portavoz del ministerio del Interior:

Hosseinali Amiri, portavoz del ministerio del Interior:
“6175 candidatos podrán presentarse a las parlamentarias y otros 5.259 se han quedado fuera ya sea porque no cumplían los requisitos o porque han sido descalificados.”

En juego hay 290 escaños en el Parlamento, de los que cinco están reservados a las minorías religiosas. Entre los más de seis mil candidatos hay 586 mujeres.

El Parlamento iraní no tiene competencias en política Exterior, pero desempeña un papel importante en política económica, y tener mayoría es crucial para posicionarse en las presidenciales del año que viene.

Los iraníes eligen también a los 88 clérigos de la Asamblea de Expertos. Hay 166 candidatos, todos hombres. Este órgano es el encargado de elegir al líder supremo, máxima autoridad en la República Islámica.

Elegidos por ocho años, los nuevos miembros de la Asamblea tendrán un papel protagonista a la hora de nombrar al sucesor del ayatolá Alí Jamenei, de 76 años y en el cargo desde la muerte de Jomeini en 1989.

Estas elecciones servirán también para medir la popularidad del presidente, el moderado Rohaní y de su campaña de liberalización y apertura a occidente tras el acuerdo sobre el programa nuclear y el levantamiento de la mayoría de las sanciones. Elegido en 2013, Rohaní podría presentarse de nuevo en 2017.