Última hora

Última hora

Apple pide la anulación de la orden judicial que le exige desbloquear un iPhone

El FBI asegura que el caso no creará precedentes mientras que la empresa estadounidense pide que se tenga en cuenta la voluntad popular

Leyendo ahora:

Apple pide la anulación de la orden judicial que le exige desbloquear un iPhone

Tamaño de texto Aa Aa

Seguridad frente a protección de datos. Es el debate en el que la empresa Apple, apoyada en manifestaciones recientes de los usuarios frente a la sede del FBI en Washington, quiere que entre la Administración estadounidense. Lo hace tras haber presentado un recurso pidiendo la nulidad de la petición de un tribunal federal que le insta a ayudar al FBI a desbloquear el teléfono iPhone que utilizó un presunto terrorista en un atentado.

Tim Cook, consejero delegado de Apple, asegura que la medida es anticonstitucional: “Si supiésemos una forma de proporcionar la información del teléfono que aún no hemos dado, si supiesemos que hay una manera de hacer esto sin exponer a cientos de millones de personas, obviamente, lo habríamos hecho”.

Desde el FBI alegan que se trata de un caso aislado, “que no creará precedente”, para poder reconstruir los hechos y explica la necesaria implicación de la justicia.

“Me encanta la privacidad. Cuando escucho a las empresas decir: te vamos a llevar a un mundo en el que nadie puede acceder a tus cosas; una parte de mi piensa: es estupendo. No quiero que nadie fisgonee en mis asuntos. Pero después doy un paso atrás y pienso que la aplicación de la ley, de la que formo parte, es la que realmente salva la vida de las personas, la que rescata a niños y vecindarios de los terroristas. Y esto lo hacemos a menudo a través de órdenes judiciales, con registros de dispositivos móviles”, aclara James Comey, dirctor del FBI.

Tashfeen Malik y Sayed Farook, supuestos autores de la matanza de San Bernardino, fueron captados por cámaras del aeropuerto de Chicago. El pasado 2 de diciembre 14 personas murieron y 22 resultaron heridas en un tiroteo en la ciudad californiana.

Apple ha pedido la creación de una comisión oficial para evaluar los pros y contras de la creciente encriptación, y que a la vez se tenga en cuenta la voluntad popular porque proporcionar el software del iPhone del presunto terrorista significa que el FBI podrá acceder a los aparatos móviles de los otros usuarios Apple, pasando a una situación de vulnerabilidad completa.

Mientras, la empresa estadounidense ha anunciado que están desarrollando nuevas medidas de seguridad para sea imposible acceder a un teléfono iPhone, y así elevar el caso al Tribunal Supremo.