Última hora

Última hora

Un robot crítico de arte en el Museo del Muelle Branly de París

Leyendo ahora:

Un robot crítico de arte en el Museo del Muelle Branly de París

Tamaño de texto Aa Aa

Se llama Berenson y tras analizar una obra expresa su opinión con una sonrisa o frunciendo el ceño. Berenson registra, de hecho, las reacciones de

Se llama Berenson y tras analizar una obra expresa su opinión con una sonrisa o frunciendo el ceño.

Berenson registra, de hecho, las reacciones de las personas que visitan una exposición. Después, estudia los datos recogidos, y, finalmente, emite su veredicto.

El ingeniero Philippe Gaussier y el antropólogo Denis Vidal son los padres de este robot crítico de arte.

“Se adapta al entorno en el que se encuentra, se basa en toda una serie de gustos artificiales. Nuestro objetivo era desarrollar un robot que pudiese explorar la estética del mundo. Ahora estamos desarrollando otros robots con gustos diferentes, gustos artificiales. De esta manera todos estos robots podrán explorar su entorno de una manera mucho más interesante”, explica Vidal.

Berenson forma parte de la exposición “Persona: Étrangement Humain” y de un proyecto de investigación centrado en definir al ser humano.

Los visitantes del Museo del Muelle Branly descubrían estos días con asombro a Berenson.

“Es una mezcla de robot y Charlie Chaplin, es muy curioso, me parece muy divertido”, dice una señora.

“Si, es muy divertido. Sus ojos son realmente curiosos. Son el puente entre el ser humano y la máquina”, explica otra.

La exposición “Persona: Étrangement Humain” estará abierta al público en el Museo del Muelle Branly de París hasta mediados de noviembre.