Última hora

Última hora

El Parlamento español en su laberinto

Dos meses y medio después de las Elecciones Generales España sigue sin tener un Gobierno, y la cosa va para largo, al parecer. El viernes, 48 horas

Leyendo ahora:

El Parlamento español en su laberinto

Tamaño de texto Aa Aa

Dos meses y medio después de las Elecciones Generales España sigue sin tener un Gobierno, y la cosa va para largo, al parecer.

El viernes, 48 horas después de la primera votación, sus señorías votarán de nuevo.

Todo indica que será un voto “testimonial” porque los grupos parlamentarios no cambiarán de posición durante estas 48 horas: esto es decir “no” a la investidura de Pedro Sánchez, que propone una coalición con el nuevo partido de centro derecha Ciudadanos.

Aunque en esta ocasión sólo necesitan ganar por mayoría simple Ciudadanos y el PSOE de Sánchez volverán a obtener 130 votos, los que suman sus diputados, lejos de los 176 necesarios en la cámara, compuesta de 350 asientos.

Dos meses de cuenta atrás

El reloj comenzó a descontar minutos en el momento de la votación. El artículo 99 de la Constitución establece un plazo de dos meses a partir de la primera votación.

Si para entonces nadie ha sido capaz de formar Gobierno, el rey debe disolver las Cámars y convocar nuevas elecciones.

El artículo 101 establece que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy continuará en funciones hasta la toma de posesión del Gobierno siguiente.

La pelota en el tejado de la Zarzuela

Tras la votación del viernes el rey Felipe VI tiene que llamar a consultas de nuevo a todos los grupos parlamentarios y designar de nuevo al candidato a la investidura, un difícil juego de tronos y destronados.

Si el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos sobrevive a la segunda votacion y la nueva ronda de consultas proceso, en principio tendrían más opciones, sin embargo Mariano Rajoy ya ha declarado que espera su oportunidad y es el cabeza de lista del partido más votado.

Mariano Rajoy rechazó la oferta del rey a sabiendas de que no tenía los apoyos necesarios. Parece haber elegido “no hacer nada” como estrategia. No ha negociado con otros grupos y los analistas creen que espera sacar ventaja de la convocatoria de nuevas elecciones.

En un Parlamento lleno de nuevas caras el PP de Rajoy parece ser el “Último Mohicano” de la vieja política. Los escándalos de corrupción que afectan al partido y que han salido a la luz en las últimas semanas no ayudan.

La opción de una “Gran Coalición” entre PSOE, PP y eventualmente Ciudadanos parece descartada.

Y visto el tono de los intercambios en el Congreso de los Diputados, un acercamiento entre el PSOE y el nuevo partido de izquierda Podemos parece complicado. Aunque en política nada es imposible.

El partido de Pablo Iglesias ya ha lanzado algún anzuelo en dirección del PSOE y asegura que el tono de bronca forma parte de la “normalidad” del debate parlamentario.

Pasada la segunda votación no hay plazo establecido para volver a convocar una investidura por lo que la incertidumbre es total. El candidato designado puede agotar los dos meses de plazo.

Las difíciles negociaciones están abiertas hasta el 3 de mayo, cuando el rey disuelva las Cámaras.

Las elecciones anticipadas se celebrarían el 26 de junio.

Es la tercera vez en la joven democracia española que un candidato debe recurrid a la tercer avotación. Si —como todo indica— Pedro Sánzhez vuelve a fracasar, será la primera vez que un candidato designado por el rey no consigue la investidura.