Última hora

Última hora

Crece la inquietud dentro y fuera de Turquía por la libertad de prensa tras la intervención de Zaman

Incertidumbre, preocupación e indignación tras la intervención judicial del diario turco Zaman. Barreras de seguridad bloquean el acceso al rotativo

Leyendo ahora:

Crece la inquietud dentro y fuera de Turquía por la libertad de prensa tras la intervención de Zaman

Tamaño de texto Aa Aa

Incertidumbre, preocupación e indignación tras la intervención judicial del diario turco Zaman. Barreras de seguridad bloquean el acceso al rotativo más vendido de Turquía, con 650.000 ejemplares al día, conservador e islámico, pero crítico con el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Periodistas, escritores y artistas han firmado una petición para que el tribunal dé marcha atrás en su decisión y para que Erdogan ponga fin a su campaña contra los medios de comunicación libres.

La policía antidisturbios se abrió paso anoche, en Estambul, con gases lacrimógenos y cañones de agua, entre centenares de personas que intentaban impedir que el periódico fuera intervenido judicialmente. Se le acusa de pertenecer a la red del predicador Fetullah Gülen, antiguo aliado de Erdogan, acusado de terrorismo y de intentar hacer caer al Gobierno desde que estalló el escándalo de corrupción contra el presidente turco. La línea editorial de Zaman apoyó al Gobierno islamista hasta diciembre de 2013, cuando se sumó a las acusaciones de corrupción contra Erdogan, entonces primer ministro.

(La intervención en directo)

La intervención se produjo cuando se cerraba la edición de hoy, cuya portada dice: “La Constitución en el aire”. Ahora el diario está bajo tutela de las autoridades.

Como recuerda la redactora jefa de la edición en inglés del diario, este no es el primer medio de comunicación intervenido.

“El Gobierno ha estado practicando una amplia gama de caza de brujas. Como el presidente Erdogan dijo una vez: ‘¿Caza de brujas? Si a esto se le llama caza de brujas, que así sea. Vamos a hacerlo’. Declaró abiertamente que iban a hacerlo y están en ello. Están ejecutando una amplia gama de caza de brujas contra los oponentes en este momento”, ha declarado Sevgi Akarçeşme, redactora jefa de la edición en inglés del diario Zaman, Today’s Zaman.

Periodistas y otros ciudadanos se han manifestado ante la sede de Zaman, bajo el lema: “La prensa libre no puede ser silenciada”.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han mostrado su preocupación, a dos días de la cumbre UE-Turquía para tratar la crisis de los refugiados. Una cita en la que Ankara espera poder acelerar su proceso de adhesión para poder entrar a formar parte de la familia europea.

Tras este último episodio de represión contra los medios de comunicación, el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, ha recordado que “Turquía, candidata a la adhesión, debe respetar la libertad de prensa”. “Los derechos fundamentales no son negociables”, ha dicho.

(Vamos a seguir el caso de cerca. Turquía, como país candidato, debe respetar la libertad de los medios de comunicación)

Turquía se sitúa a la cola en la clasificación mundial sobre la libertad de prensa. Está en el puesto 149 de 180, según Reporteros sin Fronteras.

Además, según esta organización, Turquía se sitúa en quinto lugar de los países con más periodistas encarcelados, tras Eritrea, Irán, Egipto y China, que está a la cabeza.