Última hora

Última hora

Más cargas policiales y gases lacrimógenos en Turquía

Nueva carga policial ante la sede del diario Zaman en Estambul contra la multitud que protestaba contra la intervención judicial del diario y por la

Leyendo ahora:

Más cargas policiales y gases lacrimógenos en Turquía

Tamaño de texto Aa Aa

Nueva carga policial ante la sede del diario Zaman en Estambul contra la multitud que protestaba contra la intervención judicial del diario y por la libertad de prensa. “La prensa libre no será silenciada”, coreaban centenares de manifestantes ante la sede del rotativo más vendido del país, con 650.000 ejemplares al día. Zaman es un diario conservador e islámico, pero crítico con el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Los agentes antidisturbios han dispersado a los manifestantes con gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma. La policía ya había cargado la noche del viernes contra centenares de personas en el mismo lugar. Ciudadanos que intentaban evitar la intervención judicial de Zaman, acusado de apoyar la red del predicador Fetullah Gülen, antiguo aliado del presidente turco, acusado de terrorismo y de poner en marcha un “Estado paralelo”.

(La intervención en directo)

“Todos somos seres humanos y todos los seres humanos cuentan. En una sociedad deben expresarse diferentes opiniones. Es mi opinión. Una sola voz no significa nada. Hemos venido aquí para mostrar las diferentes voces y apoyar al diario Zaman. Lo sentimos. Este no es el país que deseamos. Estamos preocupados”, declaraba Ahmet Aldir, un lector de Zaman que se manifestaba ante su sede.

También han mostrado su preocupación por este “nuevo golpe a la libertad de prensa en Turquía”, Estados Unidos y la Unión Europea. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha prometido hablar del tema el lunes, durante su reunión con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

Por su parte, el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, ha recordado que “Turquía, candidata a la adhesión, debe respetar la libertad de prensa”. “Los derechos fundamentales no son negociables”, ha dicho.

(Vamos a seguir el caso de cerca. Turquía, como país candidato, debe respetar la libertad de los medios de comunicación)

Turquía se sitúa a la cola en la clasificación mundial sobre la libertad de prensa. Está en el puesto 149 de 180, según Reporteros sin Fronteras.

Además, según esta organización, Turquía se sitúa en quinto lugar de los países con más periodistas encarcelados, tras Eritrea, Irán, Egipto y China, que está a la cabeza.