Última hora

Última hora

Cruz y Sanders se apuntan dos victorias que les mantienen vivos frente a Trump y Clinton

No hay cambios relevantes tras el ‘supersábado’ que deja las primarias estadounidenses más o menos como estaban. En el bando republicano Ted Cruz se

Leyendo ahora:

Cruz y Sanders se apuntan dos victorias que les mantienen vivos frente a Trump y Clinton

Tamaño de texto Aa Aa

No hay cambios relevantes tras el ‘supersábado’ que deja las primarias estadounidenses más o menos como estaban. En el bando republicano Ted Cruz se ha apuntado los estados de Kansas y Maine, con lo que suma seis victorias, aunque sigue muy lejos de Donald Trump en número de delegados. Aún así, es el único que puede plantar cara al controvertido magnate si consigue aglutinar el voto del resto de candiatos.

“Los republicamos se están uniendo”, decía Curz. “Se están agrupando en torno a nosotros. El 65% de nuestros millitantes cree que Donald Trump no es el candidato idóneo para enfrentarse a Hillary Clinton. Si sale elegido perderá. Y entonces podemos despedirnos de la Corte Suprema, de la Declaración de Derechos y del Senado. Por eso debemos agruparnos”.

Entre tanto, Trump ha conseguido una nueva victoria en Luisiana y lidera el recuento en Kentucky. De ganar en ese estado, sumaría doce victorias y cien delegados más que Curz.

En el campo demócrata, Bernie Sanders se ha impuesto en Kansas y Nebraska. En total, el senador por Vermont ha ganado en ocho territorios, pero lleva la mitad de delegados que su rival Hillary Clinton. Pese a todo, confía en remontar cuando llegue el turno de los grandes estados.

“La gente de este país está cansada de las élites políticas y económicas”, decía Sanders. “Quieren un cambio real. Y siento que ha llegado el momento. No sólo al veros aquí reunidos esta noche, sino con el respaldo que estamos recibiendo en las urnas. Veo el camino que nos llevará hacia la victoria”, concluía.

Por su parte, Clinton ha conseguido otra holgada victoria en Luisiana que neutraliza los últimos logros de Sanders. La próxima gran batalla se librará en Michigan, donde ambos candidatos tendrán que repartirse ciento cuarenta y ocho delegados.