Última hora

Última hora

El infierno de los refugiados en Grecia

Faltan pocos minutos para medianoche en Idomeni, Grecia. Los refugiados esperan una señal para cruzar la frontera con Macedonia. La puerta a Europa

Leyendo ahora:

El infierno de los refugiados en Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

Faltan pocos minutos para medianoche en Idomeni, Grecia. Los refugiados esperan una señal para cruzar la frontera con Macedonia. La puerta a Europa está a unos pocos metros, pero no saben si les dejarán pasar ni cuándo.

Lo que es seguro es que muchos estarán más noches aquí, por eso conseguir comida y ropa se convierte en una batalla campal.

Hasta personas acostumbradas a situaciones extremas pierden las palabras cuando hablan de la situación de los refugiados. Marilena Zarfdjian es voluntaria.

Marilena Zarfdjian, voluntaria de Amor sin Fronteras
«No puedo ni hablar. Son seres humanos. Nosotros vivimos en nuestras casas con todo lo que necesitamos. Por supuesto tenemos nuestros problemas, está la crisis económica…pero aquí estamos hablando de supervivencia.”

El reparto de suministros prosigue durante la noche. Cada día, voluntarios de Tesalónica traen hasta aquí un camión lleno de víveres que donan los griegos de a pie.

Dimitris Papageorgiou, voluntario de Amor sin Fronteras:
«Como humanos sentimos la necesidad de venir a Idomeni para ayudar a la gente que sufre. No tienen nada y están atrapados en este lugar esperando a que se abra la frontera. Algunos llegaron hace 15 días. No tienen comida.”

El hambre no es el único frente. El frío y la lluvia complican la espera. Las mujeres y los niños no tienen más opción que dormir sobre mantas en el suelo enfangado de las tiendas de campaña. Su único deseo, dicen, es salir de aquí:
«Es terrible. No deja de llover y nadie limpia. Estamos cansados, pero no queremos comida, lo único que queremos es ir a Alemania.”

Pero para cruzar la frontera ya no es suficiente venir de un país en guerra. A los sirios de Damasco, por ejemplo, les dicen que en su ciudad no hay combates.

Apostolos Staikos, euronews:
«Muchos refugiados e inmigrantes se han dado cuenta de que no conseguirán llegar a su destino final. Atenas es consciente de que miles de ellos no conseguirán salir del país y se quedarán indefinidamente atrapados en suelo griego.”