Última hora

Última hora

La reforma laboral, un nuevo frente para el Gobierno socialista francés

Divide a la izquierda y ha puesto a los trabajadores del sector privado en pie de guerra. Pero la nueva reforma laboral prevista por el Ejecutivo

Leyendo ahora:

La reforma laboral, un nuevo frente para el Gobierno socialista francés

Tamaño de texto Aa Aa

Divide a la izquierda y ha puesto a los trabajadores del sector privado en pie de guerra. Pero la nueva reforma laboral prevista por el Ejecutivo socialista francés es para la ministra que la ha elaborado es sencillamente vital.

Myriam El Khomri, ministra de Trabajo:
“Esta ley responde a la situación de nuestro país. Tenemos un índice de paro que va más allá del 10%, el mismo que hace 20 años. Aunque ha mejorado el último mes, sigue sin ser satisfactorio. Nuestro país crea menos empleo que otros países europeos.”

Entre 2013 y 2015, Francia creó 57.000 empleos.
En ese mismo periodo, en Alemania fueron 482.000, en España 651.000 y en Italia 288.000.

Myriam El Khomri:
“Para mí el objetivo y el reto de esta reforma es precisamente mejorar el acceso al empleo.”

Para el Gobierno francés, la prioridad absoluta es reducir el desempleo. Con esta reforma busca introducir más flexibilidad en las reglas existentes y fomentar las contrataciones.
Pero, ¿cuáles son sus principales disposiciones?

La duración máxima de una jornada laboral se fija en 10 horas, aunque un acuerdo de empresa puede alargarla dos horas más.
La semana sigue la base de las 35 horas con una duración máxima de 48, que previo acuerdo de la Administración puede llegar a 60.

Las horas extra se pagan sólo un 10% más caras que las normales, frente al 25% actual.
En definitiva, todo o prácticamente todo es negociable. Con un acuerdo de empresa las reglas se pueden modificar, dentro de los límites previstos, para adaptarse a las necesidades de las empresas.

El texto también flexibiliza los despidos y añade motivos a los denominados económicos, como «reorganización de la empresa necesaria para salvaguardar su competitividad»
El tope de las indemnizaciones por despido es de 15 meses más allá de los 20 años de antigüedad.

De llegar a aplicarse, el acuerdo marcará una disminución del poder de los sindicatos, quienes denuncian un paso más hacia la “precariedad emprendida por muchos Gobiernos europeos”.