Última hora

Leyendo ahora:

La Fiscalía de Sao Paulo pide la detención preventiva del expresidente Lula da Silva por un caso paralelo a Petrobras


internacionales

La Fiscalía de Sao Paulo pide la detención preventiva del expresidente Lula da Silva por un caso paralelo a Petrobras

La Fiscalía de Sao Paulo ha pedido la detención preventiva del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva por un caso paralelo a Petrobras. Le acusa de lavado de dinero, falsificación de documentos y ocultación de patrimonio. Según la Fiscalía, Lula y a su esposa, Marisa Letícia Lula da Silva, son los verdaderos propietarios de un lujoso apartamento de tres plantas en la playa de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, que está a nombre de la constructora OAS implicada también en el escándalo de Petrobras y cuya propiedad ha sido negada por el expresidente en reiteradas ocasiones.

“Es una suma de testimonios, una suma de documentos, y la única conclusión que correspondía, era que ese apartamento de lujo fue destinado al expresidente de la República”, ha declarado el fiscal Cassio Roberto Conserino.

Es la segunda vez en unos días que Lula se ve envuelto en un caso de corrupción. La semana pasada fue interrogado en otra investigación paralela por supuesta corrupción en la estatal Petrobras. En dicha investigación se habla del apartamento de lujo, supuestamente propiedad del matrimonio Lula da Silva, como prueba de que el expresidente recibió beneficios ilícitos de constructoras.

http://es.euronews.com/2016/03/04/la-policia-brasilena-allana-la-casa-de-lula-y-otras-propiedades-de-su-familia/

Mientras, crecen los rumores que apuntan a que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pueda ofrecer a Lula un puesto en su Gobierno, es decir, convertirlo en aforado.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

El Gobierno kosovar quiere acabar con seis meses de gases lacrimógenos en el Parlamento