Última hora

Última hora

Los documentos filtrados del Dáesh, una mina de oro para las autoridades

La documentación deja al descubierto una parte muy importante de su estructura: el reclutamiento. El servicio de inteligencia alemán, que tiene tiene

Leyendo ahora:

Los documentos filtrados del Dáesh, una mina de oro para las autoridades

Tamaño de texto Aa Aa

La documentación deja al descubierto una parte muy importante de su estructura: el reclutamiento.

El servicio de inteligencia alemán, que tiene tiene la información en su poder, asegura que hay que estudiarla detenidamente. Hay una lista de más de 22.000 militantes del grupo yihadista.

También hay una copia de lo que podría ser un formulario de inscripción que contiene 23 preguntas: desde el nombre, el apodo, el nivel de conocimiento de la sharía hasta el grupo sanguíneo.

La mayoría de los inscritos en la lista lo fueron, al parecer, en 2013. Proceden, principalmente, de Arabia Saudí, Túnez, Marruecos y Egipto, aunque también hay 35 franceses, 18 alemanes y 16 británicos y algún español.

“Pocos grupos terroristas fabrican registros falsos de miembros y los colocan donde puedan ser encontrados. Lo que prueban estos documentos, a buen seguro, es que no es solamente un grupo terrorista, sino una organización que se comporta como un estado”, dice el analista Peter Neuman.

Uno de los indicios que apuntan a su autenticidad son los números de teléfono de familiares de yihadistas que ya han muerto en atentados suicidas, mientras que la Oficina Federal de lo Criminal alemana afirma creer en la veracidad del documento.

Al parecer, fue un exmilitante del grupo yihadista el que robó y guardó los listados en una tarjeta de memoria antes de desertar. Abu Hamed, como se ha dado a conocer, entregó la información a las autoridades alemanas cuando llegó a Turquía.

Con estos nuevos datos podrían abrirse nuevos procesos por pertenencia a banda armada o podrían servir como prueba para algunos ya en marcha.

Los nombres también ayudarían a identificar a las personas que han vuelto a Europa y han negado su contacto con los yihadistas, así como fichar a aquellos que intenten volver en un futuro a sus países de origen.