Última hora

Última hora

Marunouchi: Un poderoso distrito de negocios

Segunda parte de nuestra serie sobre el corazón financiero de Tokio: Marunouchi, y los barrios adyacentes Otemachi et Yurakucho. Para entender mejor

Leyendo ahora:

Marunouchi: Un poderoso distrito de negocios

Tamaño de texto Aa Aa

Segunda parte de nuestra serie sobre el corazón financiero de Tokio: Marunouchi, y los barrios adyacentes Otemachi et Yurakucho.

Para entender mejor como trabajan aquí las empresas extranjeras, nos damos cita con Jan, que dirije la filial japonesa de una empresa europea especialista en el desarrollo de mercados y que apuesta por la adopción de refrigerantes naturales.

Jan Dusek empieza el día con su jogging matutino y con el tiempo justo para cambiarse, va a reunirse con uno de sus socios, recién llegado de Bruselas. Juntos, preparan un congreso sobre los refrigerantes naturales con algunos de los más importantes productores del sector.

“Este distrito es muy conocido en Tokio, y en todo Japón, asegura Jan Dusek. Si uno habla de Marunouchi todo el mundo lo conoce. Esto ayuda a establecer la credibilidad de una pequeña empresa.”

Este congreso es una cita muy importante para Jan. Lleva ocho meses preparando el evento y doscientas personas han respondido a su convocatoria.

Contento con los resultados, Jan Dusek asegura que: “En general, ha sido un éxito y hemos recibido comentarios muy positivos de nuestros clientes a través de nuestros delegados.”

Y lo mismo opinan otros participantes, como este alto responsable de un gigante del sector.

“Hay clientes japoneses, pero también europeos, estadounidenses y asiáticos, asegura Yasuyuki Tsuchiya que trabaja para Panasonic. Al estar todos reunidos en un mismo lugar, es una ocasión excelente para presentar nuestros productos. Para eso estamos aquí.”

La empresa de Jan lleva tres años instalada en Tokio. Nada más llegar, Jan entró en un club de negocios gestionado por los promotores del distrito. Allí disponen de espacios para organizar eventos para unos quinientos miembros.

Dejamos a Jan y vamos a encontrarnos con Naoto Aiba. Es él quien dispuso esas medidas que permiten a las empresas japonesas, y extranjeras, el instalarse aquí en las mejores condiciones.

“A veces resulta complicado encontrar socios, señala Naoto Aiba eso creamos redes, y propiciamos intercambios entre unos y otros.”

Unas 4.000 empresas de todos los tamaños se han instalado aquí en el distrito de Marunouchi. Sólo 92 de entre ellas, producen cada año el 10% del PIB de Japón.

Basta con decir que ninguna otra área de Tokio atrae a tantas empresas y empresarios.
De hecho, en su estrategia de desarrollo, el distrito de Marunouchi no se centra únicamente en las grandes compañías.

“Queremos atraer savia nueva, nos confía Naoto Aiba, del Rotary Club de Tokio. Hoy en día intentamos que vengan empresas incipientes, lo que permite crear sinergias con otras más grandes.”

Marunouchi y sus áreas vecinas Otemachi y Yurakucho van a seguir desarrollándose. Y su objetivo es, también seguir atrayendo a emprendedores del mundo entero.