Última hora

Última hora

Atenas espera vaciar Idomeni la semana que viene

Las autoridades griegas continúan trabajando para realojar a los miles de refugiados y migrantes atrapados en Idomeni, en la frontera

Leyendo ahora:

Atenas espera vaciar Idomeni la semana que viene

Tamaño de texto Aa Aa

Las autoridades griegas continúan trabajando para realojar a los miles de refugiados y migrantes atrapados en Idomeni, en la frontera greco-macedonia.

Unas 3.000 personas han sido alojadas en el cercano campamento de Kavala, a 25 kilómetros, gestionado por el Ejército griego. Fue levantado en dos días y ofrece a los refugiados comida, tiendas de campaña, aseos, duchas con agua caliente y teléfonos públicos. Lujos con los que no se puede ni soñar en Idomeni. Pronto habrá un parque infantil y un servicio de catering. Tres médicos y una ambulancia están disponibles durante todo el día.

Atenas espera que Idomeni se vacíe la próxima semana. Desde el viernes, se están repartiendo folletos, en árabe, farsi y pastún, para persuadir a los refugiados de que acepten ser trasladados a otros centros, donde gozarán de mejores condiciones.

(El viceministro de Defensa griego Dimitris Vitsas cree que la crisis de los refugiados mejorará a finales de semana)

La frontera entre Grecia y Macedonia lleva cerrada una semana. A pesar de ello, y de las terribles condiciones en Idomeni, con escasez de todo y la proliferación de enfermedades que no se veían desde la I Guerra Mundial, siguen llegando centenares de personas cada día.

Algunos vecinos no dudan en abrir las puertas de su casa para ayudarles.

“Hace una semana, llegaron dos chicas con ocho niños. ‘Tenemos hambre’, dijeron. Les di algo para comer. Me dijeron que les gustaría ducharse, así que dejé que se ducharan. Después vino un periodista alemán y una de las chicas vino y me abrazó en señal de agradecimiento y me puse a llorar. Luego se puso a llorar mi marido. Estaba conmovido”, explicaba Eleni Dimoni, una vecina que vive cerca del campamento de Idomeni, que creció escuchando las historias de su abuela de como huyó en un pequeño bote de la guerra en Turquía y comenzó una nueva vida en el norte de Grecia. Ahora, siente que debe ayudar a los migrantes.

Más de 42.000 refugiados e inmigrantes están bloqueados en diferentes puntos de Grecia, esperando la reapertura de la ruta de los Balcanes que les permita seguir viaje hacia Europa.