Última hora

Última hora

Damasco marca sus límites de cara a las negociaciones con la oposición en Ginebra

Las expectativas están centradas ahora en la conferencia de Ginebra que comienza el lunes y la que estarán representados el Gobierno de Al Asad y la

Leyendo ahora:

Damasco marca sus límites de cara a las negociaciones con la oposición en Ginebra

Tamaño de texto Aa Aa

Las expectativas están centradas ahora en la conferencia de Ginebra que comienza el lunes y la que estarán representados el Gobierno de Al Asad y la oposición.
El ministro de exteriores sirio, Walid al Moallem, ha reiterado que su ‘línea roja’ es que Bachar al Asad se mantenga en la presidencia.

“Entendemos que el periodo de transición nos hará movernos de la constitución existente a otra constitución. Y del actual gobierno a otro nuevo que podría incluir a otros partidos”, ha expresado el ministro.

Sin embargo nada se puede dar por descontado, ni siquiera unas próximas elecciones, como dijo hace tres días el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, una declaración criticada por el propio Al Moallem.

Por otro lado la entrada de periodistas extrajeros en la ciudad de Al Shaddadi, en el norte de Siria, muestra la organización de una localidad que ha estado controlada por el Dáesh durante dos años y que fue liberada esta semana. Búnkers, túneles de escape, arsenales… las casas estaban preparadas para la guerra.

Muchos de los residentes han relatado el régimen de terror que impusieron los yihadistas, que, por ejemplo, agredían a las mujeres que según su criterio enseñaran demasiada piel al vestir.

La violencia en Siria ha descendido ligeramente tras el alto el fuego iniciado el pasado 27 de febrero y aceptado por el Ejecutivo de Damasco y el CSN (Comite Superior de Negociación, representante de la oposición), aunque no se ha detenido.

Según los datos difundidos hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 381 personas, de las que 110 eran civiles, han muerto en las zonas donde se aplica la tregua en las últimas dos semanas, frente a las 865 que han perdido la vida en las áreas controladas por el Dáesh.