Última hora

Última hora

El avance del populismo en Alemania, un golpe mas para Europa

Leyendo ahora:

El avance del populismo en Alemania, un golpe mas para Europa

Tamaño de texto Aa Aa

El éxito cosechado en las tres elecciones regionales celebradas el domingo en Alemania, por el partido Alternativa para Alemania (AfD) no es sólo un revés personal para la canciller Angela Merkel y su partido, la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU).

Con consignas tales como « Fronteras seguras » o « Alto al caos del asilo » el partido xenófobo, antiinmigración y antieuropeista, AfD, ha conseguido entrar en los tres parlamentos regionales en liza, que se suman a los cinco en los que ya está presente, además del Parlamento Europeo en el que tiene 7 eurodiputados desde mayo de 2014.

No es difícil deducir que los electores han querido castigar a la canciller y su política de acogida a los refugiados. En el otoño, después de un primer momento de hesitación, Merkel anunció que Alemania podía acoger a un millón largo de refugiados, y decidió, unilateralmente, dar entrada a los que estaban retenidos en Budapest.

Un gesto aplaudido por quienes lo consideraron fundamentalmente humano, pero que no impidió que el problema se convirtiera en una grave crisis con múltiples facetas en la que, una vez más, se ha empantanado la Unión Europea.

De los 28 países de la UE, Merkel es la dirigente que lleva más tiempo en el poder, pero sobre todo lo es del país más poderoso del bloque comunitario. Sus decisiones han ido a misa desde la crisis de 2008 y 2013, pero esta vez un grupo de países ha osado contradecirla. Los países centroeuropeos y de la ruta de los Balcanes, con Austria a la cabeza, tomaron la decisión unilateral de cerrar sus fronteras y dejar bloqueados en Grecia a decenas de miles de refugiados.

Furiosa, la semana pasada, la canciller quiso demostrar que es ella quien lleva la batuta y presentó a los líderes europeos su controvertido acuerdo negociado con Turquía, a espaldas de Juncker y Tusk y sin haber siquiera informado a Francia,. La canciller alemana calificó de « Solución europea » la deportación de los refugiados e immigrantes irregulares a Turquía a cambio de importantes contrapartidas, en un intento desesperado de cortar el flujo migratorio y evitar el impacto que finalmente ha tenido en las urnas.

El año que viene se celebran elecciones al parlamento federal en Alemania, y aunque Merkel sigue siendo muy popular y de momento no ha emergido ningún líder alternativo, el empuje demostrado por AfD este domingo será suficiente para romper la barrera del 5% y dar entrada al populismo de derechas en el Bundestag.

Con el Frente Nacional rondando las antesalas del poder en Francia, y sin contar con lo que ya ocurre en una retahila de países como Polonia y Hungría, el populismo nacionalista antieuropeo va comiendo terreno a una generación de líderes, que lejos de defender y enriquecer la herencia recibida, está desandando el camino y desdibujando los rasgos esenciales de la que era una incipiente identidad europea : la libre circulación y la igualdad de derechos de los ciudadanos europeos, e incluso la defensa de la democracia y de los derechos humanos.