Última hora

Última hora

"Ahora todos a dormir": la extraña realidad del turismo en Corea del Norte

Un fotógrafo aficionado polaco realizó una serie de instantáneas clandestinas de Corea del Norte que muestran la elaborada farsa que el régimen de

Leyendo ahora:

"Ahora todos a dormir": la extraña realidad del turismo en Corea del Norte

Tamaño de texto Aa Aa

Un fotógrafo aficionado polaco realizó una serie de instantáneas clandestinas de Corea del Norte que muestran la elaborada farsa que el régimen de Kim Jong-un presenta a los turistas.

Michał Huniewicz logró pasar los controles escondiendo sus fotografías en lugar de borrarlas. Asimismo consiguió recuperar las instantáneas tomadas por su amigo turista Ammar Hassan Mohammed Jawad Hassan que las autoridades norcoreanas intentaron borrar.

Huniewicz contrató una guía estatal, ya que es la única manera de hacer turismo en Corea del Norte. El control al que le sometieron fue tal que los guías incluso le decían a qué hora debía ir a dormir y despertarse.

Sus fotografías muestran calles inacabadas y puestos vacíos que chocan con la imagen que el país se esfuerza por presentar como superpotencia que puede invertir fuertemente en un programa de armas nucleares.

En un momento dado, según Huniewicz relató a Euronews, el guía dijo a los pasajeros que iban en el autobús: “Ahora entraremos en zona militar, por lo que no se permiten fotografías, así que todos a dormir”.

“Para mí, Corea del Norte era peor de lo que se dice en televisión. No vimos violencia, vagabundos, muertes, ni campos de concentración, pero ver ese país gris con gente empobrecida, ver esas caras tristes y asustadas que buscaban evitar el contacto visual, como si fuéramos leprosos, era muy preocupante”, aseguró.

Asimismo añadió que “lo que vimos era un espectáculo en el que nosotros éramos actores, ya que actuábamos para los ciudadanos norcoreanos, ya que al parecer debemos ser turistas que se limitan a visitar y admirar el mejor lugar para vivir del mundo”.

Algunos de los detalles contados por Huniewicz pasaron a ser más inquietantes cuando habló del caso de Otto Warmbier, detenido en Pyongyang dos meses tras ser acusado de intentar desmontar la imagen del país.

Warmbier fue acusado de intentar robar un cartel propagandístico del hotel en el que se hospedaba. Huniewicz también recordó ser advertido de no subir a la quinta planta del edificio en el que se alojaba y que el ascensor no tenía el botón para ir allí.

Una de sus fotografías muestra una extraña escena en la estación de tren de la capital, donde unos norcoreanos vestidos impecablemente parecen apresurarse por cuestiones laborales mientras se mezclan con el paso más apaciguado de los turistas con sus maletas. Sin embargo, ese día solo llegó un tren a la estación.

Para ver más imágenes: Road to North Korea y Ostensibly ordinary: Pyongyang) de Michał Huniewicz sobre el blog, su página Facebook su cuenta Twitter