Última hora

Última hora

¿Cómo reaccionará Turquía después de sufrir un nuevo ataque terrorista?

El terror ha vuelto a golpear Turquía. Pese a las férreas medidas de seguridad, se han vuelto a ver escenas de guerra en el centro de Ankara. Los

Leyendo ahora:

¿Cómo reaccionará Turquía después de sufrir un nuevo ataque terrorista?

Tamaño de texto Aa Aa

El terror ha vuelto a golpear Turquía.

Pese a las férreas medidas de seguridad, se han vuelto a ver escenas de guerra en el centro de Ankara.
Los críticos con el Gobierno creen que lo que se ha hecho no es suficiente. Todas las miradas se vuelven contra los kurdos.

En octubre del 2015, dos kamikazes se inmolaron en la capital turca durante una manifestación pacífica. Ciento tres personas murieron y casi doscientas cincuenta resultaron heridas a causa del atentado, el más importante de la historia del país.

El pasado mes de febrero, un coche bomba explotó al pasar por un convoy militar. En este caso, treinta personas murieron y hubo más de sesenta heridos.

Responsabilizaron del primer ataque al Dáesh y del segundo a rebeldes kurdos.

La guerra que se desarrolla en Siria desde hace cinco años afecta a Turquía, y no sólo por los refugiados que llegan al país vecino a través de la gran frontera que los separa sino también por su posición contra los kurdos de la región, los cuales se han aliado con occidente para luchar contra el autodenominado Estado Islámico.

Los kurdos han conseguido tener bajo su control algunas provincias desperdigadas. Por eso, Ankara está llevando a cabo operaciones militares en ciudades del sur del país, como Diyarbakir o Cizre.
El toque de queda se ha impuesto.

El ejército turco atacó a los rebeldes del PKK y dejó pueblos enteros destruidos.

Y los políticos lo que hacen es acusarse mutuamente.

Selahattin Demirtas, líder del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos, ha dicho:

“Es atroz. Esto no es luchar contra el terrorismo, esto es matar a gente, es terrorismo de estado”.

Ahmet Davutoglu, el primer ministro turco, aseguró:

“Ellos no quieren la paz. Ellos quieren todo lo contrario, quieren llevar a Turquía hacia el caos, cooperando con terroristas. Y no vamos a permitir esto”.

Este último atentado, el tercero en cinco meses, promete desencadenar una ola de violencia en Turquía.

Según Nihat Ali Özcan, analista en seguridad en el centro de estudios Tepav (Fundación de Investigación de Política Económica de Turquía), Turquía sufrirá ataques similares hasta septiembre u octubre. Él cree que con la llegada de la primavera, el PKK también atacará en zonas rurales.

Bora Bayraktar, periodista de Euronews pregunta:

“Por tercera vez en cinco meses Ankara sufre atentados terroristas. ¿A qué tipo de ataques se enfrenta el país?, ¿Qué quieren conseguir?”.

Nihat Ali Özcan, analista en seguridad en el centro de estudios Tepav, responde:

“Efectivamente han llevado a cabo tres ataques en cinco meses en la capital. Esto tiene un significado simbólico. Es un mensaje contra el Gobierno, contra el estado en si mismo.
Forma parte de la gran estrategia del PKK.
Existen algunas razones por las que lo hacen en Ankara.
Por un lado las operaciones que se están sucediendo en el sudeste de Turquía, las consecuencias de las mismas…El PKK quiere eliminar la presión que existe sobre él y captar la atención del público. Por eso lleva a cabo los atentados en Ankara.
Es probable que los ataques continúen, teniendo en cuenta los acontecimientos que se desarrollan en la región, la situación de Iraq y Siria.
Si las operaciones militares continúan, la respuesta será la misma”.

Bora Bayraktar, periodista de Euronews pregunta:

“¿Turquía está teniendo el apoyo necesario por parte de los aliados europeos para luchar contra el terrorismo?”.

Nihat Ali Özcan, analista en seguridad en el centro de estudios Tepav, responde:

“Luchar contra el terror no sólo es un problema de Turquía, la acción terrorista en un país no se queda ahí. Dependen unos de otros, están conectados gracias a la globalización y las nuevas tecnologías. No se puede contener.
La desestabilización de Turquía, el desafío del PKK contra Turquía, su esfuerzo por debilitar el país, por intentar dañarlo, no es bueno para Europa.
La cuestión de los refugiados, que es un problema de seguridad, también tendrá consecuencias en Europa.
Por eso, el apoyo de los países europeos, el esfuerzo por proteger su seguridad y la estabilidad de Turquía es una ayuda para el país pero también para la Unión Europea porque proporcionará su propia seguridad y la estabilidad fuera de sus fronteras”.