Última hora

Última hora

Merkel reconoce que el domingo fue un día difícil para la CDU

Las elecciones celebradas en tres estados federados alemanes han supuesto un duro golpe para los democristianos y los socialdemócratas. Una pérdida

Leyendo ahora:

Merkel reconoce que el domingo fue un día difícil para la CDU

Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones celebradas en tres estados federados alemanes han supuesto un duro golpe para los democristianos y los socialdemócratas. Una pérdida considerable de votos que supone un castigo a la política migratoria de la canciller.

“A pesar de las luces y sombras, hay que decir que ayer fue un día difícil para la CDU”, decía Angela Merkel.

La política conservadora ha atribuido el mal resultado electoral a la crisis de los refugiados y, a pesar de admitir que el cierre de las fronteras en la ruta de los Balcanes ha supuesto una reducción de las llegadas a su país, ha reconocido que hay que encontrar una solución duradera.

“En lo que se refiere a la ruta de los Balcanes, sí, no hay duda de que en estos momentos Alemania se beneficia del hecho de que esté viniendo menos gente”, añadía Merkel.

No solo el partido de Merkel ha perdido apoyos en los comicios del domingo. Su socio en el Gobierno y en varios estados, el SPD, ha caído estrepitosamente, quedando en cuarta posición en dos “Länder”.

El gran ganador de estas elecciones ha sido el partido de extrema derecha “Alternativa para Alemania”, una formación que nació hace tres años y que ha basado su campaña en alentar el miedo hacia el refugiado.

“Haremos políticas siguiendo nuestro programa y de esta forma influiremos en la política del Gobierno. Tarde o temprano habrá discusiones porque las bases del SPD y de la CDU se están erosionando rápidamente”, decía la líder del partido, Frauke Petry.

Las elecciones de este domingo han supuesto un doble golpe para Merkel, que no solo pierde poder en esos tres estados, sino que ve cómo su política migratoria no tiene el apoyo de buena parte de los alemanes.