Última hora

Última hora

Nueva edición del Festival de Cine y Foro de Derechos Humanos en Ginebra

Leyendo ahora:

Nueva edición del Festival de Cine y Foro de Derechos Humanos en Ginebra

Tamaño de texto Aa Aa

Una película, un tema, un debate. Este es el eslogan del Festival de Cine y Foro de Derechos Humanos que, un año más, se ha celebrado en la ciudad

Una película, un tema, un debate. Este es el eslogan del Festival de Cine y Foro de Derechos Humanos que, un año más, se ha celebrado en la ciudad suiza de Ginebra.

Isabelle Gattiker es la directora del evento.

“Buscamos películas que nos sorprendan, conmovedoras, películas de cineasta. Este es el tipo de filmes que proyectamos en el festival para pasar después al debate, a un debate de alto nivel”, explica Gattiker.

Este año el Gran Premio de Ginebra al mejor documental recayó sobre “Among the Believers”, de Hemal Trivedi y Mohammed Ali Naqvi.

En Pakistán, la lucha por el poder entre extremistas, moderados y laicos no cesa y la educación para todos ellos es un elemento clave. El carismático predicador de la Mezquita roja, Abdul Aziz Ghazi, intenta influir con su filosofía radical en la formación de los más jóvenes.

“Lo que queremos hacer con nuestro documental es cambiar la manera en la que Occidente invierte en la guerra contra el terror. Ahora mismo los países occidentales solo invierten en bombas, bombardear es la única solución. Lo que queremos es que inviertan en libros, no en bombas. Esa es la solución para acabar con el terror, de lo contrario, será imposible vencerlo”, asegura Trivedi.

El documental chino “Hooligan Sparrow” de Nanfu Wang obtuvo el Premio Gilda Vieira de Mello.

La cinta relata cómo Wang sigue con una cámara por todo el país a Ye Haiyan, una activista que denuncia los abusos sexuales sufridos por un grupo de niñas en su colegio en la provincia de Hainan. Wang se convertirá al igual que Haiyan en objetivo de las autoridades. Pero, a pesar de ello, seguirá registrando esta valiente campaña en favor de los Derechos Humanos.

“Cuando rodábamos en la calle nos seguía, todos los días, la policía secreta. Incluso cuando estábamos en algún sitio cerrado, la policía podía venir en cualquier momento y llevarse a alguien. Yo siempre tenía miedo de que me retirasen las imágenes, que arrestasen a más gente. Tres personas que aparecen en el documental siguen en la cárcel y podrían ser condenadas a cadena perpetua”, afirma Wang.

“A Syrian Love Story”, de Sean McAllister, se hizo con el Premio Especial del Jurado. El documental nos cuenta la historia de Amer y Raghda. Se conocieron en una cárcel siria y cuando fueron liberados fundaron una familia. En 2009, en plena revolución, Raghda volvió a ser encarcelada y su familia obtuvo el asilo político en Francia. Pero las relaciones entre la pareja se degradan ante el objetivo atento de McAllister.

“Hola soy Sean McAllister. Acabo de aterrizar en el aeropuerto de Belfast y me he enterado de que he ganado el premio especial del jurado. Con este mensaje solo quería decir gracias. Me he pedido una copa de champán para brindar por la gente fantástica que hay en Suiza”, aseguró el director del documental tras enterarse del premio.

El documental francés “Voyage en Barbarie” consiguió el Gran Premio de la Organización Mundial contra la Tortura. La película relata la historia de varios refugiados eritreos capturados y torturados en la región del Sinaí. El objetivo de los secuestradores era obtener un rescate.

“Lo que fue realmente difícil fue convencer a los eritreos para que hablasen. Estaban acostumbrados a no hablar, a no contar nunca lo que ocurre realmente en su país, de lo contrario, serían sus familias las que pagasen el castigo. Por ello nunca hablan de los campos de tortura cuando salen, no hablan de esos campos. Así que tener una cara, un testimonio y un nombre era algo excepcional, algo que yo nunca había visto. Por ello debemos rendir homenaje a estos hombres que han sido muy valientes al contar su historia”, afirma Cécile Allegra, directora del documental.

“Las películas y los debates de este festival nos muestran el verdadero estado en el que se encuentran los Derechos Humanos. Derechos que no son respetados a diario en nuestro mundo. En este festival, las películas no son un simple entretenimiento”, explica Wolfgang Spindler, de euronews.