Última hora

Última hora

David Grossman: "Netanyahu es un criminal de la paz"

David Grossman es uno de los más prestigiosos narradores israelíes contemporáneos y un gran activista por la paz entre Israel y Palestina. Defiende

Leyendo ahora:

David Grossman: "Netanyahu es un criminal de la paz"

Tamaño de texto Aa Aa

David Grossman es uno de los más prestigiosos narradores israelíes contemporáneos y un gran activista por la paz entre Israel y Palestina. Defiende un acuerdo con los palestinos y la llamada “solución de los dos estados”.

Punto de vista

Los israelíes rehúyen de los esfuerzos por una solución política, racional. Cada vez son más propensos al fanatismo y al fundamentalismo. Lo vemos en ambos bandos, en Israel y en Palestina, lo que hace casi imposible una solución

En su última novela “A horse walks into a bar” Gran Cabaret, en su edición en español Grossman combina el humor y el horror de lo que algunos ven como una metáfora de las contradicciones que dividen su país.

¿Quién es David Grossman?

  • David Grossman es un escritor y activista israelí distinguido con numerosos premios
  • Grossman escribe ficción y no ficción
  • Sus libros han sido traducidos a más de 30 idiomas
  • Como activista por la paz es una de las voces más críticas contra el Gobierno israelí
  • En el año 2006, uno de sus hijos murió cuando cumplía el servicio militar con el Ejército israelí

Isabelle Kumar, euronews:
David Grossman, es un placer tenerle con nosotros.

David Grossman, escritor y activista israelí:
“Gracias por invitarme”.

euronews:
En su libro “Gran Cabaret”, el protagonista Dovalé tiene un carácter muy humanista, muy moral, pero al mismo tiempo, también muy grotesco, ya que muestra el lado oscuro del mundo. ¿Diría que reúne sus propios sentimientos contradictorios hacia Israel?

David Grossman:
Bueno en primer lugar es un personaje literario con muchas caras y contradicciones internas. Esto es lo que hace que los personajes literarios parezcan vivos. Pero Dóvaleh es sobre todo una persona que, debido a lo que le pasó en su adolescencia, cuando apenas contaba con 14 años de edad, su vida tomó un rumbo diferente del que estaba previsto”.

“En cierto modo se puede decir que vive en paralelo a la vida que se suponía debía haber vivido. En ese sentido, tal vez Israel tenga ese destino porque en los últimos años nos hemos convertido en una especie de mini imperio. Y creo, que a partir de ese momento, nos dirigimos a un curso paralelo equivocado de nuestra vida, de nuestro ser”.

euronews:
Se trata de un libro con muchos mensajes, pero hay alguno, en particular que quiere que cale en el lector?

David Grossman:
La historia que cuento trata de un niño Dóvaleh, que más tarde se convierte en un actor de monólogos y la rutina que ofrece una noche cualquiera en un pub ruidoso de una localidad costera situada entre Haifa y Tel Aviv. Pero Dóvaleh, que era un niño muy sensible y frágil, muy creativo y apasionado, de repente, a los 14 años es enviado por primera vez a un campamento semimilitar, al que nos envían a todos cuando tenemos 14 ó 15 años. Hasta entonces, toda su vida había girado entorno a su familia, él, su padre y su madre. Es la primera vez que se le arrebata de ese entorno. Entonces un día, mientras se encontraba en el campo de maniobras, una mujer soldado se acerca y pregunta: ¿Quién es Dóvaleh? ‘ y él responde: “Soy yo”, y ella le dice: “Ven conmigo, rápido, rápido, deprisa, tienes que estar a las cuatro en Jerusalén en un funeral”, le dice. Él, sorprendido, responde: “¿Qué funeral? Nadie me dijo nada de un funeral cuando dejé mi casa”. Minutos después, varios soldados empaquetan su mochila y lo meten en un vehículo durante cuatro horas camino del funeral. Pero hay una pregunta que él no hace, ni nadie responde. ¿Quién ha muerto? ¿Es la madre, el padre? Las eternas cuatro horas serían el trauma de su vida que cambiaría su destino. A veces pienso que la forma de crueldad más terrible es la indiferencia.

euronews:
Dóvaleh también parece una persona muy aislada. Cuando se encuentra frente a los asistentes al funeral, y poco a poco todos van saliendo, hasta quedar un círculo muy reducido. Sé que evita las referencias autobiográficas, pero este detalle me hizo pensar lo que algunos, en su país, no le perdonan por sus ideas; le consideran un traidor por sus creencias. ¿Se siente o ha sentido que está cada vez más aislado en su propio país?

David Grossman:
“Siento que mis opiniones se quedan cada vez más aisladas, y que muchas personas, han abandonado sus esfuerzos por mantener una realidad muy compleja para optar por la simplicidad. Como que cada vez más, los israelíes se sienten tentados de mirar el conflicto de esta forma, y rehúyen los esfuerzos por encontrar la vía de la solución política, racional. Cada vez son más propensos al fanatismo y al fundamentalismo. Lo vemos en ambos bandos, en Israel y en Palestina, lo que hace casi imposible una solución”.

euronews:
Pero también vemos cómo se silencian las voces disidentes, aquellas que se oponen a la corriente principal del pensamiento israelí. Y estoy pensando, por ejemplo en la negativa del Gobierno israelí de que autores como usted, reciban fondos públicos, porque no son leales al régimen. Y me pregunto ¿Qué significa la lealtad, realmente?

David Grossman:
“Debería preguntárselo a ellos. Para empezar, no creo que tenga que justificar mi lealtad. Yo nací aquí, esta es mi tierra, y adopto una papel muy activo en la vida de Israel, en su cultura. Hablar de lealtad aquí es incuestionable, ni siquiera se debía plantearse. Es una de esa serie de preguntas fascistas, un signo de la democracia y la percepción de la democracia aquí en Israel. Yo soy leal a mi arte. Lo que intento hacer con mis libros, con mi escritura, es documentar tanto como me sea posible los matices de la vida aquí en Israel, porque creo que esta vida aquí es una vida fascinante, a veces insoportable.

euronews:
Esto me lleva a una de sus novelas anteriores La vida entera (To the End of the Land). Trata de una madre que decide emprender un viaje para no estar en casa el día que llegue la carta en que le digan que su hijo ha muerto en combate. En este caso, ficción y realidad se funden, porque cuando estaba escribiendo este libro, le notificaron la muerte de su hijo. ¿Cómo puede una sociedad vivir con el temor a que en cualquier momento maten a sus hijos?

David Grossman:
“Tal vez, lo que que más caracteriza a la sociedad israelí, y ahora más que nunca, es el miedo. El temor a que nuestros hijos se vayan al Ejército, pero también el miedo a andar por la calle. El Gobierno y la derecha están haciendo un uso cínico de este temor. Tenemos un primer ministro que es un experto en agitar conjuntamente todos los peligros reales a los que se enfrenta Israel aquí y en Oriente Medio, y que sabe cómo mezclar los peligros reales con los ecos de los traumas del pasado. Creo que una sociedad dominada por el miedo es una sociedad en declive, que no cuenta con la energía y vitalidad que se necesitan para florecer y resolver sus problemas existenciales. Clasificar las cosas en las categorías de miedo o desesperación, no nos llevará muy lejos, y al final uno debería hacer frente a sus grandes miedos”.

euronews:
“En las preguntas de nuestros internautas sobre esta entrevista, hay algunas que me gustaría destacar: George Miller pregunta: “¿Cómo desviarnos de esta espiral de odio y rabia, a la que suma un temor creciente?”

David Grossman:
“La sociedad viene determinada por estos temores actuales, tanto la sociedad israelí como la palestina. La gente siente que está condenada a vivir así para siempre. La ola de desesperación es tan grande que a la gente no le quedan fuerzas o energía mental para imaginarse cómo sería una vida en paz. De ahí que necesitemos líderes y políticos y también intelectuales y escritores para formular la opción de la paz, para insistir en la revitalización de la opción de la paz que hoy en día no está vigente en absoluto”.

euronews:
¿Cree realmente que verá la paz algún día o que sus hijos serán testigos de ella?

David Grossman:
“Espero que así sea. Mi lucha por la paz no es sólo para que los palestinos tenga su casa, su Estado y su dignidad. No quiero que vivan su vida bajo la sombra de la ocupación. No quiero arrojar la sombra sobre nadie porque haciéndolo se ensombrece mi vida. Al ser israelí y judío, anhelo ver a Israel floreciente en condiciones de paz, ver el impacto que esa paz tendría en nosotros por primera vez en la historia, en nuestra historia antigua y en la moderna, vivir la vida sin miedo.”

euronews:
Se habla mucho sobre “la solución de los dos estados”, pero todo parece haber caído en saco roto.

David Grossman:
“No, no, no mate la idea tan pronto, no está muerta. Es la única opción posible”.

euronews:
¿Y la solución de un Estado? ¿Cree que los israelíes se lo pueden imaginar?

David Grossman:
¿Cree realmente que israelíes y palestinos, marcados por un siglo de violencia y destrucción están lo suficientemente preparados como para colaborar de manera eficaz y de una manera positiva en una entidad política? Esto no va a suceder.

euronews:
A propósito de este tema, una pregunta que nos llega de Robin Wilson. “¿Cómo pueden los progresistas combatir el argumento de Israel como un estado civil de judíos, árabes y otros, en lugar de un estado judío?”

David Grossman:
“No. No quiero que sea solo un Estado judío. Creo que es importante que siempre existan en Israel otras comunidades y otras minorías. Gente que se sienta totalmente igual a la mayoría judía y gente que interactué conjuntamente, judíos y árabes, drusos y cristianos, y que hagan de Israel, un lugar rico y próspero”.

euronews:
Su postura crítica hacia el primer ministro israelí es bien conocida. Recientemente dijo que Benjamin Netanyahu gobierna con los ojos cerrados.¿ A qué se refiere ?

David Grossman:
“No puedo entender cómo una persona tan inteligente, y con tal conocimiento y bagaje histórico como él, puede hacer caso omiso de la realidad. Ignora el hecho de que si Israel se basa únicamente en su poder, llegará un momento, Dios no lo quiera, y es el único momento donde voy a mencionar a Dios, en que Israel sea derrotado. Habrá un poder más fuerte que nosotros, más astuto y más valiente, un poder más sofisticado que derrote a Israel”.

euronews:
De nuestra audiencia online, me gustaría destacar otra pregunta que está en la mente de muchos. Hernán Peña pregunta: “Considero a Netanyahu un criminal de guerra, y usted?

David Grossman:
“En absoluto. Yo diría que es un criminal de la paz, porque durante muchos años ha estado evitando toda posibilidad de paz y se niega constantemente a crear una opción para la negociación y la paz entre nosotros y los palestinos. Esto es muy peligroso, ya que, al hacerlo, pone en peligro a Israel. Esa idea de que si azotamos a los palestinos con una vara cada vez más grande y más fuerte, empezarán a amarnos y luego comenzarán a negociar con nosotros, es una concepción muy primitiva. Durante años, los líderes israelíes han rechazado profundamente, en mi opinión, el punto de vista de los palestinos. Así que esto es algo que, a lo mejor como escritor, puedo aportar al debate. Tenemos que permitir que la historia palestina se infiltre en nuestra conciencia. Y entender qué es lo que les hace mantener esa rabia furiosa que les lleva a matar a gente en la calle, a los apuñalamientos masivos durante tantos años. Si aceptáramos ese otro punto de vista, quizás no estaríamos en guerra con ellos”.

euronews:
Benjamin Netanyahu ha comparado al autodenominado Estado Islámico con el grupo Hamás y viceversa. ¿Cree que es una comparación justa?

David Grossman:
“Hamás no es mi parte favorita de la sociedad palestina porque son fanáticos, fundamentalistas. En su declaración de base, abogan abiertamente por la erradicación de Israel y la creación de un estado islámico en sus ruinas. Sin embargo, el grupo Hamás debido a su estructura y situación geopolítica, también tiene algunos intereses, a diferencia del Dáesh. Por ejemplo, dentro de Hamás, hay quienes son partidarios de un “houdnah”, término árabe para un alto el fuego prolongado, que por otra parte, incumplen cuando mejor les conviene. Pero, observando desde la distancia, pienso, tal vez, que si tuviéramos un “houdnah” con los palestinos en Gaza, con Hamás, durante 10, 20 o 25 años, quizás las cosas también cambiaran allí”.

euronews:
Israel se está convirtiendo cada vez más en un estado paria en el extranjero. Por su trabajo, usted viaja mucho, ¿Alguna vez se ha sentidoavergonzado de ser israelí?

David Grossman:
“Me da vergüenza lo que mi gobierno está haciendo, no me avergüenzo de ser israelí. Sigo pensando que este país es un lugar increíble. A veces tendemos sólo a criticar a Israel por todo y olvidamos cómo se originó este país, tres años después del holocausto, después de la “shoah”. El hecho de que se haya construído así mismo, erigido de las cenizas, que haya creado aquí su cultura, desarrollado su agricultura, su industria, con alta tecnología, además de otras facetas de la vida, hacen a Israel bastante único. Como ya he dicho, no quiero vivir en ningún otro lugar”.

euronews:
Un ejemplo específico. La Unión Europea ha comenzado a etiquetar los productos procedentes de asentamientos judíos en territorio palestino. ¿Qué opina de eso?”

David Grossman:
“Creo que tienen el derecho de hacerlo y me alegra la medida, porque eso significa que aceptan la idea de los dos estados, aceptan la legitimidad total de Israel dentro de la Línea Verde. Tienen el derecho de especificar a sus consumidores si los productos proceden de una tierra en disputa. En cierto modo, es la factura que Israel tiene que pagar por su forma de actuar”.

euronews:
Con respecto a su pasión por la paz, que hemos constatado durante esta entrevista, tenemos otra pregunta de un internauta, Mahmoud Dido Kilosho. Dice así: “¿Qué hace por los palestinos traumatizados?”

David Grossman:
“Antes de nada ¿qué deberían hacer los palestinos por la Palestina traumatizada?. Lo que yo he hecho, desde que empecé a escribir y mirar la realidad, es escribir sobre la complejidad de este conflicto, y describir la vida de los palestinos y la situación de ocupación en tres libros (una novela y dos libros); y que relatan la vida de los palestinos y la situación de la ocupación en tres obras (una novela y dos libros documentales.

euronews:
¿Le han servido de desahogo?

David Grossman:
“¿Desahogo? No, para nada. Me tomo muy en serio la realidad y la única alternativa es adoptar una postura cínica o desesperada de la situación. No quiero adoptar ninguna de llas. Fíjese en la situación actual, somos la mayor superpotencia en la región y todavía somos víctimas de nuestros miedos, de nuestras pesadillas, a veces de nuestros vecinos y nuestros enemigos. El destino se nos escapa de las manos”.

euronews:
Supongo que la escritura le dará un gran placer, además de transportarle lejos de esta realidad. ¿Qué le aporta la escritura de ficción?

David Grossman:
“Sí, es mucho más placentero que escribir sobre nuestra realidad. Creo que, como escritor, uno puede ponerse en contacto conlas infinitas opciones de cada situación humana, en cada situación humana hay un enorme arsenal de opciones, de potencial, de pasiones, de energías. A veces cuando termino mi jornada de trabajo, después de seis, siete u ocho horas y tengo que volver a la realidad, a esta terrible realidad, me resulta tan difícil.

euronews:
Para terminar, me gustaría volver a su último libro “Gran Cabaret”, que está salpicado de humor. Hay chistes desde la primera página al final. ¿Hay alguno en particular que quiera compartir con nosotros?

David Grossman:
“Hay muchos chistes en el libro. Por eso he disfrutado mucho al escribirlo y eso, que yo soy una persona que rara vez se acuerda de uno. Ahora , por lo menos, tengo un repertorio de 30 para contar. Hay un chiste, que no está en este libro pero que tiene que ver con su título original en hebreo: “Un caballo entra a un bar y pide vodka. El camarero le sirve el vodka, el caballo se lo toma y pregunta ¿cuánto es? El camarero responde: “50 dólares”. El caballo saca la cartera, paga y va hacia la puerta. El camarero lo llama: “oiga, un segundo, disculpeme, esto es sorprendente, nunca había visto un caballo que hable”. Y el caballo, lo mira y le dice: “con esos precios no volverá a verme jamás”.

euronews:
David Grossman, gracias por acompañarnos.