Última hora

Última hora

Barras y estrellas para Cuba

88 años separan las dos visitas de un presidente de Estados Unidos a Cuba En 1928 Calvin Coolidge desembarco desde un barco de guerra a la isla. Ayer

Leyendo ahora:

Barras y estrellas para Cuba

Tamaño de texto Aa Aa

88 años separan las dos visitas de un presidente de Estados Unidos a Cuba
En 1928 Calvin Coolidge desembarco desde un barco de guerra a la isla. Ayer Obama lo hizo de un avión. Un símbolo, ahí también, del cambio de época.

Obama ha querido realizar el viaje rápido, antes de que acabe su segundo mandato y solo 15 meses después de este sorprendente anuncio.

“Hoy Estados Unidos está cambiando las relaciones con el pueblo de Cuba, y es el cambio más importante en nuestra política en los últimos 50 años. Vamos a acabar con el anticuado enfoque que durante décadas no ha logrado hacer valer nuestros intereses. En su lugar vamos a empezar a normalizar las relaciones entre nuestros dos países”, decía Barack Obama el 17 de diciembre de 2014.

Y así fue. Rápidamente ambos países reabren sus embajadas, cerradas tras la ruptura de relaciones en 1961, a lo que siguió el embargo impuesto por Washington en respuesta a la nacionalización de empresas extranjeras, algunas de Estados Unidos, llevado a cabo por el régimen comunista.

El embargo es el principal obstáculo para la completa normalización de las relaciones entre Washington y la Habana, ya que su levantamiento depende del Congreso de los Estados Unidos y no de su presidente. Pero entre tanto, los mandatarios de los dos países no han dejado pasar ni una sola oportunidad para escenificar el deshielo.

Del lado estadounidense se ha materializado con medidas destinadas a restablecer la confianza mutua. Ejemplo de ello es el anuncio hecho en mayo por su departamento de Estado: “Esta mañana hemos emitido una declaración que certifica la “retirada de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo“http://es.euronews.com/2015/04/14/obama-decide-retirar-a-cuba-de-la-lista-terrorista/. Declaración que es efectiva desde hoy, 29 de mayo de 2015., señala Jeff Rathke, portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos.

Pero es, principalmente, la economía cubana el asunto sobre el que el presidente estadounidense ha querido actuar, para activar un sector privado que solo ha comenzado a dar sus primeros pasos. Todo ello bordeando el embargo. Estados Unidos y Cuba han acordado restablecer los vuelos regulares y el servicio postal directo entre los dos países. Washington ha levantado también la prohibición de utilizar el dólar a los cubanos y a sus bancos para algunas transacciones.

Algunas empresas de los Estados Unidos, en concreto del sector hotelero, pueden operar ya en la isla. Los estadounidenses tienen, también, más facilidades para visitar Cuba, aunque la prohibición de viajar como turista aún persiste.