Última hora

Última hora

La población vulnerable y la inmigración, grandes retos de la integración urbana en Europa

Bienvenidos a nuestro programa. Casi 7 de cada 10 europeos viven en pueblos y ciudades. Esta semana en Real Economy exploramos los aspectos

Leyendo ahora:

La población vulnerable y la inmigración, grandes retos de la integración urbana en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a nuestro programa. Casi 7 de cada 10 europeos viven en pueblos y ciudades. Esta semana en Real Economy exploramos los aspectos económicos de la integración Urbana.

Para ello pondremos rumbo a Barcelona, en España, para ver cómo las viviendas sociales pueden ayudar a la población más vulnerable en nuestras junglas urbanas.

Preguntaremos a la presidenta de Eurocities cómo afronta – como alcaldesa de Nantes – los retos en materias como el transporte.

También analizaremos la presión extra que los recién llegados, ya sean inmigrantes regulares o solicitantes de asilo, suponen para las infraestructuras y el crecimiento de Vaanta, en Finlandia.

Por último veremos como las políticas europeas se están adaptando en busca de una integración urbana sostenible.

Pero primero, aquí están los hechos: 1 de cada 11 europeos vive en lo que estadísticamente se denomina “privación material”. Un 30% no podría afrontar gastos inesperados y algo más de uno de cada 10 gasta un 40% de sus ingresos en su alojamiento.

Para algunos eso significa renunciar a ciertas necesidades básicas, instalarse lejos del centro de la ciudad donde trabajan o tener que solicitar ayudas públicas. Esto puede suponer en ocasiones una caída del crecimiento PIB en las áreas urbanas.

Monica Pinna ha ido a una ciudad grande como Barcelona para ver cómo afronta estos problemas.

Barcelona y las viviendas de protección social

Barcelona cuenta con unas 10.000 viviendas por debajo de su precio de mercado. Es decir, algo menos del 2% de su parqué de viviendas está destinado a gente en situación vulnerable.

“Un 1,5% de las viviendas en Barcelona son viviendas sociales, frente al 48% en Ámsterdam, seguida de Berlín, Londres y París”, explica nuestra enviada especial Monica Pinna.

Sin embargo, el nuevo ayuntamiento de Barcelona, liderado por Ada Colau, quien fuera activista anti-desahucios, prometió hacer del alojamiento una prioridad.

Para ello, entre varias medidas, decidió sancionar a los bancos que poseen con residencias vacías, construir 2.000 nuevas viviendas y poner en marcha un programa de adquisición y renovación de apartamentos. En total, una inversión de 29 millones de euros en ocho meses.

“Ya el gobierno se ha gastado 12 millones de euros en ayudas para el pago del alquiler de gente que ya sabía que no iba a poder pagar o ya había empezado de dejar de pagar. Con lo cual lo que te estás evitando es después darle una vivienda publica”, cuenta Vanesa Valiño, Jefa de Gabienete de la Regiduría de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona.

Jorge Olaria Villar forma parte de una de las 3.000 familias que ha recibido ayuda pública. Se instaló en este apartamiento con su hijo en diciembre. La asociación Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) le ayudó a reunir los documentos necesarios para evitar el desahucio y solicitar esta vivienda social.

“Yo estaba viviendo en un sótano por 7 anos – nos explica -, hasta que me quedé en el paro y un buen día me dijeron del desahucio al cabo de los tres anos. Aquí pago un 20% de lo que cobro. Ahora pago 85 euros al mes”.

La organización Plataforma de Afectados por la Hipoteca, co-fundada por la actual alcaldesa, logró la aprobación de una ley que permite a las autoridades catalanas solicitar que los apartamentos vacíos propiedad de los bancos u otros grandes inversores puedan ser usados como residencias en casos de emergencia por desahucio, y que aquellos en dicha situación puedan pagar un alquiler social.

“Aproximadamente en Barcelona hay unos 30 desahucios al día y mas de la mitad es por no poder pagar el alquiler. Hay mas que 2500 pisos vacíos en manos de grandes tenedores. Lo que queremos es que estos 2.500 al completo, formen parte del parque publico para dar respuesta”, declara a euronews Luis Manuel Sanmartín, activista de la PAH.

El ayuntamiento de Barcelona ha adquirido hasta la fecha 455 viviendas negociando con los bancos.

Sin embargo, lo que funciona en Barcelona no tiene por que hacerlo en otras ciudades. De ahí la importancia de Eurocities, que aglutina las alcaldías de 130 ciudades de toda Europa para que puedan compartir sus ideas y soluciones a los problemas que afrontan.

Fanny Gauret ha entrevistado a Joanna Rolland, alcaldesa de Nantes y presidenta de Eurocities. Su primera pregunta fue cuáles son los desafíos más importantes que afrontamos hoy en día en nuestro panorama urbano.

“Las políticas europeas deben pensarse con las ciudades”

“El primero es el tema del alojamiento – responde Johanna Rolland – . En el futuro, a escala europea, e incluso a escala mundial, las ciudades tenderán a la concentración de población. Por un lado tenemos ciertas dificultades, como la precariedad, el impacto en el medioambiente, pero sobretodo tenemos también soluciones. Para ser eficaces, las políticas europeas deben pensarse en colaboración con las ciudades, porque las ciudades son algo concreto, actúan como palanca. En mi ciudad se construirán 6.000 viviendas al año, 2.000 de ellas de tipo social. Tratamos de contar con los medios necesarios para ser activos en este tema. Cuando apoyamos una determinada política de alojamiento, también es un apoyo a la economía local y al empleo local”.

Fanny Gauret, euronews: En materia de transporte, si hubiese que implementar soluciones, ¿cuáles serían?

Johanna Rolland: “La responsabilidad de nuestras ciudades, de nuestras grandes metrópolis, es tener una visión estratégica de lo que está en juego en materia de integración. Cuando miro a Europa hoy en día, veo ciudades como las nuestras donde el centro de la ciudad y los barrios populares están atravesados, conectados, por una red de transportes. Eso crea un enlace, un vínculo.

Cuando veo otras situaciones en las que esta por un lado el centro de la ciudad, por otro la periferia y después los barrios populares. En este caso se puede ser muy ofensivo en materia de política social por ejemplo. Pero si la fractura física es muy fuerte, en ese caso, la fractura a nivel de desigualdad, de división, de segmentación, también está presente en las cabezas de la gente”.

euronews: De entre todas las ciudades que ha visitado como presidenta de Eurocities ¿hay alguna que le parezca un bien modelo?

Johanna Rolland: “Nuestras ciudades son diversas, no tienen la misma historia ni los mismos recorridos. Observo con atención lo que hace Ámsterdam en cuanto a la transición digital, pero también lo que hace Barcelona a nivel cultural. Hemos hecho muchos intercambios recientemente con ciudades alemanas, especialmente sobre una cuestión difícil como la de los refugiados.

Igualmente cuando vemos lo que hace una ciudad como Austria en materia de viviendas asequibles, vemos que hay cosas con las que nos podemos inspirar unos a otros para ser más imaginativos, más eficaces, para llevar a nivel europeo un cierto número de soluciones”.

Al reto de la integración urbana podemos añadir la llegada de nuevos residentes, ya sean inmigrantes o refugiados solicitantes de asilo, en la actualidad procedentes de países afectados por conflictos como Siria, Afganistán o Eritrea.

A corto plazo es bueno para el PIB porque aumenta la demanda interna ya que los gobiernos deben invertir en alojamiento y atención sanitaria para esos recién llegados. Pero a medio o largo plazo, el impacto en el PIB estará determinado por su capacidad y rapidez de integración en un mercado laboral flexible con necesidades específicas en cuanto a mano de obra.

Monica Pinna fue a Vantaa, en Finlandia, para ver cómo integran a estos recién llegados en el mercado laboral evitando que se disparen las solicitudes de ayudas económicas.

La integración de los inmigrantes en Vantaa

Ceremonias tradicionales como la del té a la que asistimos son algo relativamente habitual en Vantaa. Esta localidad, cerca de Helsinki, cuenta en su población con la proporción de inmigrantes más alta del país.

Samira es una de los 30.000 inmigrantes que viven aquí. Llegó desde Marruevos hace 19 años con una licenciatura en derecho. Hoy en día tiene cinco hijos y un empleo. Hace seis meses empezó a trabajar en un centro de refugiados. “Cuando llegué a Finlandia no podía encontrar ningún curso de finés. En 1997 era fácil para los refugiados, pero no para mí”, nos cuenta.

Vantaa tiene un programa multicultural cuyo objetivo es aumentar la tasa de empleo de los inmigrantes a través de la educación y la formación. Una ONG, la Sociedad Internacional Hakunila, organiza cursos de finés y colabora con las autoridades locales para ayudar a los inmigrantes. El año pasado contó con 3.000 participantes.

“Los temas que se tratan son varios, por ejemplo cómo obtener el permiso de conducir, cómo gestionar la custodia de hijos o cómo obtener la pensión una vez jubilado”, explica su director general, Burhan Hamdon.

Suvi y Tiina, de la agencia local de empleo y de la municipalidad, van al centro varias veces a la semana. “Ayudo a la gente a encontrar trabajos, a solicitarlos, así como a postular para diferentes tipos de educación”, dice Suvi Lindén, experta en inmigración de la Agencia de Empleo y Desarrollo Económico.

“Más de 33 millones y medio de personas nacidas fuera de la Unión Europea viven en un estado de la UE. El número de solicitantes de asilo ha aumentado en más del 150% en el tercer trimestre de 2015. Todo un reto político, social y económico”, aclara Monica Pinna, enviada especial de euronews.

e>

Finlandia contaba con unos 3.000 solicitantes de asilo al año, pero en 2015 fueron 32.000. Hannele Lautoiola y Anna Cantell-Forsbom trabajan para la municipalidad gestionando este asunto.

“El año pasado llegaron 10 veces más solicitantes de asilo”, explica Hannele Lautoiola, responsable de Asuntos Multiculturales de la ciudad.

“Contamos con que aproximadamente el 40% de ellos obtengan permiso para quedarse”, continua Anna Cantell-Forsbom, directora del Servicio Familiar de Vantaa.

“Por supuesto necesitamos muchos más servicios para las llegadas”, termina Hannele

Europa ha creado el Fondo de Asilo, Migración e Integración con más de 3.000 millones de euros para promover la eficacia de los flujos de migración y desarrollar un enfoque a nivel comunitario para el asilo y la inmigración. El Reino Unido es el que más percibe de la lista de programas nacionales, con más de 370 millones de euros, seguido de Italia (310.36) y Francia (265.57).

“La integración social será el aspecto más importante para los próximos años”

¿Cómo consiguen las ciudades fomentar el crecimiento y la integración cuando deben afrontar nuevas presiones, ya sea por la llegada de inmigrantes o demandantes de asilo? ¿Cómo se aplican las políticas sobre el terreno?

Maithreyi Seetharaman, euronews: Con nosotros está la Comisaria Europea de Política Regional Corina Cretu. Hemos hablado de refugiados y de integración. ¿Cómo puede lograrse sobre el terreno sin poner en riesgo a la población vulnerable nativa? ¿Cómo se hace a nivel económico?

Corina Cretu, Comisaria Europea de Política Regional: “Ese es el mayor desafío que hemos tenido en la historia, con el mayor número de desplazados que jamás ha habido y como ha dicho, ya tenemos igualmente a gente vulnerable en nuestras poblaciones. Más de 120 millones de europeos están en riesgo de pobreza y ahora además tenemos que integrar esta nueva prioridad que es la crisis migratoria.

Es muy importante que la gente y las ciudades sepan que estamos ahora al comienzo de un nuevo periodo de programación. Tenemos 450.000 millones de euros de esta política regional, que con la contribución de los países miembros será de 600.000 millones. Con todo este dinero nos gustaría afrontar este desafío de la desigualdad en las ciudades”.

euronews: En cuanto a las políticas que llegan hacia abajo desde nivel europeo al nivel de las ciudades. ¿Hay algunas respuestas, ya sean positivas o negativas?

Corina Cretu: “A pesar de estas políticas y discusiones entre estados miembros, la gente que está sobre el terreno, los alcaldes, son los primeros que tienen que actuar con rapidez para atajar este problema de la inmigración.

Por primera vez no hay ninguna reticencia al respecto. Por primera vez y durante los próximos siete años daremos fondos directamente a las ciudades. 16.000 millones de euros que serán gestionados directamente por las ciudades para sus mayores desafíos: alojamiento, la población vulnerable… Tenemos muchos ejemplos de ciudades que ya están tratando estos temas, en Alemania, en Holanda… Pero otros países no saben cómo actuar y estamos aquí para ayudarles y darles asistencia técnica”.

euronews: Para 2016, ¿cuáles serán las los aspectos más importantes que las ciudades deberán abordar?

Corina Cretu: “Desde mi punto de vista, la integración social será el aspecto más importante para los próximos años. También la eficiencia energética, el alojamiento, la regeneración de zonas urbanas desfavorecidas, la creación de empleo, la inversión en educación y sanidad. Todas esas serán prioridades del nuestra política regional durante los próximos siete años”.