Última hora

Última hora

"Una explosión fue justo debajo de nuestras cabezas", explica una mujer en el aeropuerto de Bruselas

Testimonios de los atentados en el aeropuerto internacional de Bruselas relatan escenas de pánico y duras imágenes de los damnificados. En una hora

Leyendo ahora:

"Una explosión fue justo debajo de nuestras cabezas", explica una mujer en el aeropuerto de Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

Testimonios de los atentados en el aeropuerto internacional de Bruselas relatan escenas de pánico y duras imágenes de los damnificados. En una hora tan concurrida como las ocho de la mañana, muchos eran los pasajeros que se encontraban en el recinto ahora convertido en un centro de emergencia.

“Hubo tres deflagraciones”, explica en francés esta mujer presente en el lugar. “Una que explotó justo debajo de nuestras cabezas. Vimos agrietarse el muro y los escombros que caían. La segunda explosión fue mucho más fuerte, hasta quince segundos. Empezamos a correr hacia la salida y fue, allí, cuando escuchamos la tercera. Los vidrios saltaron. Se levantó una humareda negra y, detrás, ¡había niños!. Los sobrecargos estaban heridos… una mujer delante mío tenía el cuerpo abierto…”.

Los que estaban llegando al aeropuerto también se vieron afectados, porque la onda expansiva se sintió desde fuera.

“¡Fue abrir la puerta del autobús y escuchar una explosión enorme!”, cuenta este español que se disponía a tomar un avión. “Y, cuando me bajé del autobús, vi los cristales cayéndose por todos lados. Vi a la gente irse corriendo. En ese momento, me quedé un poco flipado. Al principio, escuché de que era una explosión de gas. Pero después vi entrar como locos a los militares dentro del aeropuerto. Todo el mundo se fue corriendo y yo hice lo mismo: me fui corriendo”.

Los servicios de socorro han organizado un transporte para los pasajeros que no están heridos para que sean conducidos a la ciudad de Bruselas.

“Casi tres horas después de la primera explosión, siguen llegando coches de policia y ambulancias aquí en el aeropuerto”, explica el periodista de Euronews Julián Gómez. “Un aeropuerto que permanece acordonado a casi dos kilómetros de la terminal. Y terminal de la que siguen emergiendo pasajeros en estado de choque”.