Última hora

Última hora

Corea del Norte y el terrorismo, los grandes desafíos de la seguridad nuclear mundial

La amenaza atómica norcoreana es uno de los desafíos más importantes que afronta la seguridad nuclear mundial. El lanzamiento de un cohete en febrero

Leyendo ahora:

Corea del Norte y el terrorismo, los grandes desafíos de la seguridad nuclear mundial

Tamaño de texto Aa Aa

La amenaza atómica norcoreana es uno de los desafíos más importantes que afronta la seguridad nuclear mundial. El lanzamiento de un cohete en febrero por parte del régimen de Pyongyang fue percibido como una prueba disfrazada de un misil de largo alcance, eventualmente con capacidad para ser equipado con una cabeza nuclear.

Según Kim Jong-un, una prueba de este tipo tendrá lugar pronto en Corea del Norte. En enero el país anunció había hecho un cuarto ensayo nuclear, con una bomba de hidrógeno. A pesar de las sanciones sin precedentes, aprobadas con con el voto de Pekín en el Consejo de Seguridad el dos de marzo, Pyongyang sigue con sus amenazas cotidianas contra su vecino del sur y también contra los Estados Unidos.

Otro gran problema es el escenario catastrófico que plantearía un hipotético atentado terrorista con una “bomba sucia”por parte del grupo yihadista Dáesh. Durante las investigaciones llevadas a cabo en Bélgica en diciembre, tras los atentados de París, la Policía encontró un vídeo que seguía la actividad diaria del máximo responsable del programa nuclear belga, realizado por dos de los terroristas suicidas de los atentados de Bruselas, los hermanos Ibrahim y Khalid El Bakraoui.

Desde entonces se ha aumentado la seguridad en torno a las centrales belgas, especialmente teniendo en cuenta que el reactor Doel 4 ya sufrió un acto de sabotaje en 2014, del que nunca se encontró al autor. Los expertos temen, más que un ataque contra una central nuclear, el robo de material para la construcción de una “bomba sucia” que con explosivos convencionales pueda propagar radioctavidad y con ello el pánico.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica ha contabilizado en 20 años 2,734 incidentes relativos al tráfico, la posesión ilegal, la pérdida o el robo de material nuclear.

El pasado mes de noviembre un aparato de rayos gamma, utilizado para detectar fallos de soldadura en oleoductos, fue robado de un depósito de la empresa Weatherford en Basora, Iraq.

El material, de categoría 2 según el AIEA, puede ocasionar lesiones permanentes o incluso ser mortal si no se manipula correctamente. Fue localizado en febrero en un vertedero sin daño alguno.

Probablemente, según las autoridades de Basora, los ladrones no encontraron un comprador y decidieron deshacerse del dispositivo.