Última hora

Última hora

Learning World: La financiación en la educación

Proporcionar una educación de calidad y asequible es a menudo una tarea difícil, tanto si se trata de países en desarrollo como de familias con

Leyendo ahora:

Learning World: La financiación en la educación

Tamaño de texto Aa Aa

Proporcionar una educación de calidad y asequible es a menudo una tarea difícil, tanto si se trata de países en desarrollo como de familias con escasos recursos.
La UNESCO estima que se necesitan 26 mil millones de dólares para garantizar la educación básica en los países de bajos ingresos. Pero..¿De dónde conseguir tal cantidad de dinero? Y ¿Cómo debería invertirse?. ‘Global Partnership for Education’ ha creado un modelo innovador en Ruanda.

Ruanda: ayudas al Gobierno

En Ruanda casi el 40% de su población vive por debajo del umbral de pobreza.

Para Jean De Dieux un agricultor del norte del país y padre de cinco hijos su gran deseo es poder ofrecer un futuro mejor para sus hijos:

“La razón por la que les enviamos a la escuela es para que puedan prepararse para el día de mañana. Quiero que vayan al colegio, por una Ruanda más próspera”, dice.

Su hijo Etienne está matriculado en quinto en la escuela pública de Jean de la Mennais situada en el distrito de Burera. Un centro que cuenta con unos 1.250 estudiantes matriculados (desde el ciclo preescolar hasta escuela secundaria obligatoria).

La escolarización en Ruanda está financiada por el Estado, quien ha aumentado significativamente sus gastos en eduación durante la última década con la esperanza de que una educación de calidad resuelva parte de los problemas que sufre el país. Pero aun así, todavía necesita el apoyo de donantes internacionales como “Global Partnership for Education” ( Alianza Global para la Educación en su traducción al español).

El Gobierno de Ruanda se ha comprometido a fondo con el desarrollo del sistema educativo. Han desarrollado un plan estratégico para el sector educativo, integral y con resultados efectivos”, explica Dhar Subrata, Global Partnership for Education (GPE)

Ruanda recibió en 2015 de GPE casi 16 mil millones de euros de 180.000 euros en becas y subsidios educativos.

Para obtener una subvención, el Gobierno y sus socios de desarrollo deben preparar antes un plan de educación. Si es aprobado, el país obtiene el 70% de la subvención en una primera fase y el 30% restant,e en función de las mejoras del país.

“El primer elemento, por supuesto, es medir los resultados del aprendizaje. El segundo aspecto, centrarse en los datos, es decir que aporten una información desglosada suceptible de valoración. El nuevo modelo de financiación también se centra en la educación preescolar porque consideramos que la preparación de los niños a una edad temprana mejora su capacidad linguística y su nivel en matemáticas”, asegura Papias Musafiri, ministro de Educación en Ruanda.

En Ruanda, el 30 % de financiación en función de los resultados se utilizará para fomentar la educación en el ciclo preescolar. Aquí también se incluye la formación de profesores paras estos primeros años tan cruciales en la educación. En Kirambo Burera, un centro de formación de maestros entrena a estudiantes jóvenes como maestros de preescolar.

“Los profesores nos ayudan a prepararnos cómo enseñar a los niños de preescolar. En los cursos para la educación infantil se incluyen : psicología, matemáticas, sociales, idiomas como francés, Inglés… y así sucesivamente “, cuenta Claudine Nishimwe, Estudiante para profesora de preescolar.

Los cambios no se producen de un día para otro. Todavía se necesitan más fondos para garantizar que todos los niños ruandeses puedan tener acceso a la educación preescolar.

Brasil:préstamos para estudiantesl

La decisión de pedir un crédito para poder estudiar es un paso muy importante para cualquier estudiante. En Brasil, donde las universidades públicas son muy competitivas y las privadas, muy caras, la posibilidad de solictar un préstamo puede ser una alternativa, pero ¿Cómo lo llevan los estudiantes que se endeudan?.

Camila, de veintiseis años, tiene una jornada intensa. Su jornada se reparte entre las prácticas que realiza durante el día, y sus clases en derecho por la tarde.
Viene de una familia modesta, así que para acceder a la universidad, no tuvo más remedio que pedir un préstamo para estudiantes.

“Este préstamo (privado) es muy bueno, porque ella peleó mucho antes para obtener una beca del estado («FIES»). Se informó sobre este préstamo privado, que era mucho más fácil de conseguir, y con intereses similares. Así que fue muy positivo, porque en ese momento, no pudimos ayudarla”, explica la madres de Camila, Celia Regina Brandao Macedo.
 
Para pagar el préstamo, Camila trabaja a tiempo completo en un bufete de abogados (de prácticas). Antes, lo hacía como empleada en el sector turístico, pero ella quiso cambiar de rumbo y dar un paso más.

Para lograr este objetivo estudia por las tardes , de siete a once.

“Mi rutina diaria es agotadora. Me levanto muy temprano para ir a trabajar. Salgo del bufete y me voy a la Universidad. Y, luego tengo que sacar tiempo para leer y estudiar. Acabo muy cansada”, dice Camila, estudiante de Derecho.

 En Brasil, la educación superior es cara y las subvenciones gubernamentales están disminuyendo debido a la crisis económica. Por tanto, cada vez más estudiantes como Camila dependen de las compañías especializadas en créditos para estudiantes.

Al igual ella, miles de estudiantes han conseguido un préstamo PRAVALER de la empresa brasileña Ideal Invest: paga 80 euros mensuales (322 R $), la mitad del precio del curso.

“No hubiera podido acceder a estos cursos sin el préstamo, debido al elevado costo. Para mí, el precio total de los estudios era muy caro. El préstamo, al menos, facilita que el pago sea más llevadero, de lo contrario, sería imposible, explica Camila.

Estas empresas establecen acuerdos con universidades como ‘Estacio’ donde Camila estudia Derecho. Según sus profesores, los préstamos desempeñan un papel importante, ya que motivan a los estudiantes que lo reciben.

“Los estudiantes que reciben este tipo de financiación, como Pravaler, son estudiantes más motivados, ¿por qué? Porque para ellos, es una necesidad y han decidido asumir la responsabilidad de pagárselo ellos mismos, relata Terezinha Fernandes de Oliveira, profesora de Derecho.

Carlos Furlan, director de Ideal Invest, asegura que los estudiantes se benefician mucho del sistema de préstamos privados, porque pueden pagar así la mitad de lo que cuesta el curso después de obtener su diploma. Además, las escuelas asociadas celebran la llegada de nuevos clientes, a veces, incluso pagan los interés del préstamo. Para Furlan, el sistema privado es esencial porque cubre las lagunas a las que no llegan los fondos públicos:

“Los dos sistemas de préstamos (privado y público) coexisten, debido a que en Brasil, en especial, muchos estudiantes necesitan apoyo financiero para ir a la universidad. Por tanto, si no tuviéramos este sistema público y privado, muchos estudiantes no podrían acceder a la universidad por falta de recursos propios. Además, está también la parte burocrática. El apoyo financiero público requiere más papeleo y es más lento que el sistema privado”, añade.

Desde 2006 Ideal Invest ha financiado a 50.000 estudiantes: más de la mitad mujeres(65%), procedentes en su mayoría ( 62%) de familias con escasos recursos, en donde, el resto de sus miembros nunca ha tenido acceso a estudios superiores.