Última hora

Última hora

El Kurdistán irakí libra una guerra paralela contra el radicalismo religioso del Dáesh

En Irak, una batalla se libra en paralelo contra el radicalismo del Dáesh respecto a la religión y las creencias. En la mezquita de Erbil, capital

Leyendo ahora:

El Kurdistán irakí libra una guerra paralela contra el radicalismo religioso del Dáesh

Tamaño de texto Aa Aa

En Irak, una batalla se libra en paralelo contra el radicalismo del Dáesh respecto a la religión y las creencias.

En la mezquita de Erbil, capital del Kurdistán irakí, tratan de poner fin a una interpretación manipuladora del Islam, del Corán y la sunna, que rige la conducta del creyente.

Una vuelta a las luces con la que poner freno en esta región al norte de Irak a la imagen de religión islámica que se le confiere al Dáesh.

Entre las medidas preventivas recientemente se les ha prohibido a ciertos imanes la predicación del viernes en la mezquita. Quieren eliminar así un extremismo solidario con el Dáesh, y sus acciones terroristas. Un radicalismo que se ha propagado entre muchos jóvenes del Kurdistán y que constituye un peligro, como explica el imán, Barzan Rasheed:

“Nos centramos en el sermón de los viernes para luchar contra la ideología extremista. Aspiramos a una convivencia pacífica entre religiones, nacionalidades y sectas. Queremos que haya paz y amor, pero, sobre todo mantener la seguridad interna. La guerra contra el Dáesh es nuestra responsabilidad, y vamos a combatir el extremismo, con nuevas ideas en nuestras mezquitas “.

El Ministerio de Dotaciones y Asuntos Religiosos del Kurdistán, considera que más de un 5% de los sermones de los viernes estaría “fuera de contexto”, por lo que ha prohibido la presencia de ciertos predicadores radicales en las mezquitas que habrían llevado hacia el extremismo a muchos jóvenes en la región.

Además, dicho ministerio decidió retirar de las mezquitas gran cantidad de libros religiosos que promueven ideas fundamentalistas y extremistas.

“Intentamos Mediante la prédica de los viernes, y la ayuda de imanes moderados tratamos de acceder a las cárceles del Kurdistán en las que hay muchos prisioneros del Dáesh, explica Mariwan Naqshbandi del Ministerio de Dotaciones y Asuntos Religiosos del Gobierno regional del Kurdistán. Queremos influir en las mentalidades de muchos jóvenes que se han radicalizado.”

Pero como el extremismo no sólo se propaga en las mezquitas, también en las colegios tratan de educar a los estudiantes en una comprensión del verdadero Islam.

Esto ha requerido sustituir algunos libros de religión y reemplazar a profesores extremistas por otros más tolerantes que faciliten la aparición de una generación moderada, que entienda el valor del ser humano, y cuya mente esté protegida de la influencia del Dáesh y de sus acciones bárbaras.

“La interpretación extremista de la religión islámica que hace el Dáesh priva al Islam de su dimensión de Humanidad y misericordia, que constituye la esencia de las religiones monoteistas. Por ello, los líderes religiosos han lanzado una contraofensiva, para reintegrar a los jóvenes que se han radicalizado y proteger a los demás de una interpretación extremista de la réligion.”

Un reportaje de Mohammed Shaikhibrahim.