Última hora

Última hora

El referéndum sobre Ucrania pone a prueba el europeísmo holandés

Si se habla mucho del referéndum del 23 de junio en Gran Bretaña, el de este miércoles en Holanda es mucho más discreto, pero muy simbólico y

Leyendo ahora:

El referéndum sobre Ucrania pone a prueba el europeísmo holandés

Tamaño de texto Aa Aa

Si se habla mucho del referéndum del 23 de junio en Gran Bretaña, el de este miércoles en Holanda es mucho más discreto, pero muy simbólico y peligroso para Europa. Oficialmente se trata de votar sí o no al Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania, que data de hace más de un año

Este acuerdo entre Bruselas y Kiev entró en vigor en enero de 2015, en su dimensión política, y en 2016, en su aspecto comercial, tras haber sido ratificado por los 28 miembros de la Unión.Recordemos, que el acuerdo se firmó en marzo de 2014, después de la revolución en Ucrania que condujo a la guerra en el este del país.

Sin embargo, aquel 21 de noviembre de 2013, fue de manera pacífica que los ucranianos proeuropeos de Kiev, salieron a las calles para protestar contra la decisión del gobierno de aquella época, por no firmar este acuerdo, tal como estaba previsto.

Los holandeses, traumatizados por el accidente del vuelo MH17 en julio de 2014, en principio nada tienen contra Ucrania, pues atribuyen la tragedia a las fuerzas prorrusas, por lo que se podría pensar que se inclinarían a decir “sí” al acuerdo entre Ucrania y la UE.

Pero eso, sin contar con una coalición ecléctica en la que está, por supuesto, la punta de lanza del populismo, holandés, Geert Wilders, que ha recogido las 300.000 firmas necesarias para organizar un referéndum, incluso a posteriori.

El rechazo a Europa es el lema de la extrema derecha. Y Holanda ya lo hizo en otra ocasión. En 2005, bajo el impulso de eurófobos y euroescépticos, rechazaron por referéndum el proyecto de Constitución Europea, inmediatamente después de los franceses.

Once años después, el euroescepticismo vuelve a surgir alimentado por la crisis de los emigrantes, la drástica austeridad impuesta por el Gobierno, un crecimiento a la baja y la caída del poder adquisitivo.

Esta votación del miércoles trata de castigar a Europa, que podría salir debilitada por un nuevo golpe. Por no hablar de Ucrania…