Última hora

Última hora

"Es una locura pensar que van a parar la migración con deportaciones"

Los guardas costas griegos siguen rescatando migrantes en el mar Egeo. Desde ayer, más de 225 personas han cruzado el mar Egeo en dirección de la

Leyendo ahora:

"Es una locura pensar que van a parar la migración con deportaciones"

Tamaño de texto Aa Aa

Los guardas costas griegos siguen rescatando migrantes en el mar Egeo. Desde ayer, más de 225 personas han cruzado el mar Egeo en dirección de la isla de Lesbos. El acuerdo entre la Unión Europea y Ankara sobre las deportaciones masivas no parece que vaya a frenar este flujo.

Según algunas estimaciones, 52.000 migrantes se encuentran varados en Grecia desde el cierre de la ruta de los Balcanes.

“No he oído que vayan a deportar a los sirios hacia Turquía, puede que a los iraníes o a los afganos pero no a los sirios”, asegura Firaz Kassem, sirio de 31 años procedente de Hasakah.

Entre los primeros deportados, aunque en su mayoría son pakistaníes y afganos, también, hay sirios. Las autoridades turcas los registraron al bajar del ferry en el puerto del pueblo de Dikili. Todos, menos los sirios, son enviados a centros de detención para migrantes. Los sirios tienen un estatus especial en Turquía.

La ONG alemana Cadus Sea-Watch protagoniza desde ayer protestas en el puerto de Mytilini en Lesbos desde donde tienen lugar las deportaciones.

El director de esta ONG, Sebastian Jünemann, relata la paradoja que se vive en Lesbos puesto que mientras los voluntarios de Sea-Watch rescatan a migrantes en aguas griegas, un ferry parte con refugiados hacia Turquía. “La gente escapa de la guerra y otros peligros que viven en sus países de origen, es una locura pensar que van a parar la migración con alambradas y deportaciones”, asegura Jünemann.

La ONG, CADUS Sea-Watch opera por su propia cuenta desde marzo el año 2016 en las aguas de Lesbos. En su cuenta de twitter publicaba esta fotografía de la protesta del lunes 4 de abril con este comentario: “Criticamos la repatriación de refugiados con el fin de obtener un #pasajeseguro”

Mientras tanto, en Idomeni en la frontera con Macedonia, donde hay cerca de 12 000 candidatos al asilo, las protestas se suceden ya que el gobierno griego quiere convertirlo en un gran campo de refugiados improvisado ante la negativa de los migrantes a ser trasladados a los centros de detención oficiales en las islas para ser deportados.