Última hora

Última hora

Francia: Reacción de las presuntas víctimas de pedofilia por las medidas propuestas por la Conferencia Episcopal

François Devaux tiene 37 años y es el presidente de la asociación “La palabra liberada”. Es una de las presuntas víctimas del padre Preynat

Leyendo ahora:

Francia: Reacción de las presuntas víctimas de pedofilia por las medidas propuestas por la Conferencia Episcopal

Tamaño de texto Aa Aa

François Devaux tiene 37 años y es el presidente de la asociación “La palabra liberada”. Es una de las presuntas víctimas del padre Preynat.

Euronews le ha entrevistado en Lyon para saber cuál es su opinión sobre el paquete de medidas presentado este martes por la Conferencia Episcopal francesa para luchar contra la pederastia eclesial.

“Parece que se está avanzando en la buena dirección, lo que demuestra una verdadera evolución. Se han saltado algunos pasos e incluso si estas decisiones parecen ser buenas y muy creíbles, aún faltan muchas cosas”.

Devaux ha asegurado que decenas de personas han comenzado ahora a denunciar los abusos sufridos en la infancia, enviando emails y cartas a la asociación:

“Lo que espero de manera inmediata es la salida de Barbarin. En mi opinión tenía que haber dejado el cargo hace 15 días. Este hombre tiene que abandonar su puesto. Mientras no se vaya no podré confiar en él”.

Devaux también ha acusado a los obispos y al Vaticano de haber ignorado durante años sus denuncias. Nadie quiso hablar con él.

“Intenté hablar con el nuncio papal, intenté hablar con el Vaticano al menos en cinco ocasiones. Ningún cardenal quería hablar conmigo por teléfono, ninguno. Se lo dije a los secretarios: ‘tened cuidado porque este escándalo va a ser un trauma para la institución’. Se tienen que tomar decisiones para restaurar la confianza. Solo después podrán realizarse acciones, a priori, buenas. Pero para que esas acciones sean creíbles primero hay que restaurar la confianza”.

El padre Preynat fue imputado a finales de enero por abusos sexuales. Hace dos semanas, la Justicia francesa registró los locales de la diócesis de Lyon en el marco de una investigación contra sus responsables, entre ellos Barbarin, por no haber denunciado las agresiones.