Última hora

Última hora

Nuevo ataque con coche bomba contra una base militar en la provincia turca de Diyarbakir

Un nuevo ataque con coche bomba contra una puesto militar en Diyarbakir, en el distrito de Hanin, ha matado este martes a un soldado y ha herido a 47

Leyendo ahora:

Nuevo ataque con coche bomba contra una base militar en la provincia turca de Diyarbakir

Tamaño de texto Aa Aa

Un nuevo ataque con coche bomba contra una puesto militar en Diyarbakir, en el distrito de Hanin, ha matado este martes a un soldado y ha herido a 47 personas, ocho de ellas civiles.

Las autoridades turcas han responsabilizado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), contra quienes luchan desde hace meses en el este del país, de mayoría kurda.

El ejército turco asegura que solo durante el fin de semana 39 miembros del PKK han sido abatidos.

Zonas residenciales en Cizre y otras ciudades han sido destruidas en la operación militar llevada a cabo por las fuerzas turcas.

Las víctimas del conflicto

Cihat, el hermano de 13 años de esta niña murió
en Diyarbakir. Su madre cuenta:

“Le pregunté por qué lloraba, me dijo ‘mama, echo de menos a mi hermano, quiero que vuelva’. Le dije ‘tu hermano no puede volver. Está en el paraíso’, además ella se enteró de esto por los medios. Me dice que le echa de menos, yo le digo que yo también”.

El niño no pudo escapar de su barrio antes de la ofensiva militar. Sus padres responsabilizan a las fuerzas turcas. Ahora, el retrato de Cihat cuelga en el centro cultural kurdo, junto al de otras víctimas del conflicto.

El sureste de Turquía, de mayoría kurda, es escenario de violentos enfrentamientos entre las fuerzas turcas y militantes del PKK desde julio, cuando el Partido de los Trabajadores del Kurdistán reanudó su lucha contra el Estado turco, rompiendo una tregua de más de dos años.

El ejército turco comenzó entonces la ofensiva militar.

Miles de militantes y cientos de civiles y soldados han muerto desde entonces y 350.000 personas han sido despalzadas, según las organizaciones de derechos humanos.

El gobierno turco se ha negado a retomar las negociaciones y se ha comprometido a “liquidar” el PKK, considerado como organización terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos.