Última hora

Última hora

Dos años sin noticias de las niñas de Chibok raptadas por Boko Haram

Las niñas de Chibok son, tristemente, las víctimas más célebres de Boko Haram, la milicia yihadista que ha hecho de los raptos un arma de guerra. En

Leyendo ahora:

Dos años sin noticias de las niñas de Chibok raptadas por Boko Haram

Tamaño de texto Aa Aa

Las niñas de Chibok son, tristemente, las víctimas más célebres de Boko Haram, la milicia yihadista que ha hecho de los raptos un arma de guerra.
En este vídeo, grabado por sus secuestradores, vemos a las 276 estudiantes y a Abubakar Shekan, el jefe de Boko Haram, asegurando que las dejará en libertad a cambio de que suelten a prisioneros del grupo armado.

La noche del 14 al 15 de abril del 2014, milicianos de Boko Haram llegaron a Chibok, un pueblo remoto del noreste de Nigeria, y se llevaron a las 276 estudiantes que dormían en sus habitaciones. Tenían entre 16 y 18 años.
Unos días más tarde, el pueblo seguía conmocionado.
Sus padres estaban desesperados y se sentían desamparados al ver la inacción del Gobierno de Nigeria.

Cincuenta niñas consiguieron escapar pero 219 seguían y siguen en manos de sus raptores.
A las que consiguieron escapar las podemos ver con sus familias a finales de julio del 2014 en un encuentro con el presidente del país, Goodluck Jonathan quien durante las tres primeras semanas de este rapto masivo, no se pronunció. Sin embargo, todo el país salió a las calles para manifestar su cólera, (ira, enfado).

El 14 de abril de 2015, al cumplirse el primer año del secuestro, y pese a que la campaña “Devolvednos a nuestras niñas” #Bringbackourgirls había traspasado fronteras, seguía sin haber noticias acerca de su paradero. Un año de agonía para las familias que continuaban luchando.

Battah Ndirpaya, representante de la asociación de los padres de las niñas raptadas aseguraba:
“Esperamos que nuestro presidente mantenga su palabra y nos devuelva a nuestras chicas con vida antes de que deje su cargo el 29 de mayo de 2015. Y si él no lo consigue, esperamos que el presidente electo, nos las devuelvan con vida”.

Durante la primavera de 2015 hubo un atisbo de esperanza cuando el ejército nigeriano consiguió liberar a 275 mujeres y niños prisioneros de Boko Haram en el bosque de Sambisa, feudo de los yihadistas. Pero ni rastro de las niñas secuestradas en Chibok.

En enero de 2016, el nuevo presidente Muhammadu Buhari, volvió a reactivar la investigación pero no consiguió localizarlas.

Para los padres, como Esther Yakubu, no habrá descanso hasta que vuelva su hija:
“Echo de menos a mi niña porque ella lo es todo para mi. Ya no soy feliz ni tengo alegría. Creo que ya no soy un ser humano completo sin mi hija. Sabemos que no vamos a conseguir que todas vuelvan pero aunque sólo sea a una para que nos explique lo que les ha pasado a las otras.
Aunque nos digan que se ha vencido a Boko Haram, sin nuestras niñas de vuelta, no estará derrotado”.