Última hora

Última hora

Putin se dice "optimista" por la situación económica en Rusia, pese a mantenerse la recesión

Leyendo ahora:

Putin se dice "optimista" por la situación económica en Rusia, pese a mantenerse la recesión

Putin se dice "optimista" por la situación económica en Rusia, pese a mantenerse la recesión
Tamaño de texto Aa Aa

La economía de Rusia sigue en recesión, pero su presidente Vladímir Putin dice que hay razones para ser “optimista”. En la tradicional emisión televisada anual respondiendo a los ciudadanos, Putin reconoció que el país seguirá retrociendo en 2016. Y se refirió a la escalada de precios por el descenso del petróleo y las sanciones occidentales por la ocupación de Crimea. En 2015, la inflación fue de casi el trece por ciento.

“Deseo y estoy casi seguro de que esta crisis es temporal y que, poco a poco, los mercados se están llenando con productos locales”, manifestó Putin. “Con lo cual los precios también bajarán”.XX

La principal causa de la recesión en Rusia es el desplome de los precios de los hidrocarburos, de los que el país es dependiente. Tras dos años de contracción, se trata de la mayor crisis desde la llegada al poder de Putin en 2000.

“La situación an no se ha solucionado, pero la tendencia es positiva”, aseguró el presidente. “El Producto Interior Bruto del país cayó el año pasado un 3,7 por ciento. Este año, el Gobierno espera que la economía se contraiga de forma más moderada”.

Las cifras de Putin no coinciden, sin embargo, con las del resto de organismos. Así, el Fondo Monetario Internacional (FMI) sitúa la contracción para 2016 en el 1,8 por ciento. Incluso el banco central del país cree que será del uno y medio. Pero el presidente ruso la rebaja al 0,3.

Todo dependerá asimismo del curso del petróleo. Rusia y la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúnen este domingo en Doha para sellar un acuerdo de congelación de la producción apuntado ya con Arabia Saudí. Una reunión muy sensible que puede servir para mantener su actual recuperación por encima de los cuarenta dólares el barril o para volver a hundir el precio.