Última hora

Última hora

La justicia noruega condena al Estado por trato inhumano en prisión a Anders Breivik

La justicia noruega da la razón a Anders Breivik, autor de los atentados de 2011 en este país, en el proceso abierto contra el Estado por haber

Leyendo ahora:

La justicia noruega condena al Estado por trato inhumano en prisión a Anders Breivik

Tamaño de texto Aa Aa

La justicia noruega da la razón a Anders Breivik, autor de los atentados de 2011 en este país, en el proceso abierto contra el Estado por haber recibido un “trato inhumano” durante su estancia en prisión.

El tribunal de primera instancia de Oslo ha considerado “probada” la violación de los derechos humanos en los casi cinco años en que Breivik ha permanecido encerrado en régimen de aislamiento.

“Estamos sorprendidos por el veredicto. Obviamente, durante el proceso judicial hemos dicho que no estamos de acuerdo. Si lo estuviéramos, no habríamos dicho lo que hemos dicho en el tribunal, que estaba bien fundado”, ha comentado el fiscal general de Noruega, Marius Emberland.

Por su parte, el abogado de Breivik, Oysten Storrvik, ha comentado que su cliente “no apelará la parte de la sentencia que falló en su contra, la referente a las comunicaciones con el exterior”.

Tanto el tribunal como la defensa de Breivik han coincidido en señalar su fragilidad mental. Aunque fue considerado penalmente responsable de los atentados, los psiquiatras entonces le diagnosticaron trastornos de la personalidad.

“Creo que hay que disfrutar de la protección legal en Noruega y poder acudir a la Justicia. Hemos demostrado que el sistema está ahí. El tribunal debe tomar decisiones para que el Estado, y en especial las partes responsables de las condiciones en las prisiones, decida qué debe hacer a continuación”, ha dicho la primera ministra noruega, Ema Solberg.

Breivik fue condenado a 21 años prorrogables por hacer estallar una bomba en el complejo gubernamental de Oslo que mató a ocho personas en 2011.
Más tarde se dirigió a la isla de Utøya, al oeste de la capital, donde perpetró una masacre en el campamento de las Juventudes Laboristas, donde murieron otras 69 personas.