Última hora

Última hora

Beznau, la central nuclear más vieja del mundo, pretende reiniciar uno sus reactores

La central nuclear más vieja del mundo está en Suiza. Se llama Beznau. Uno de sus dos reactores está parado tras 47 años en marcha. La empresa

Leyendo ahora:

Beznau, la central nuclear más vieja del mundo, pretende reiniciar uno sus reactores

Tamaño de texto Aa Aa

La central nuclear más vieja del mundo está en Suiza. Se llama Beznau. Uno de sus dos reactores está parado tras 47 años en marcha. La empresa gestora quiere reactivarlo. Los grupos antinucleares han logrado convocar un referéndum para otoño para barrer la energía nuclear del mapa suizo.

¿Es posible atacar una central nuclear? Pregúntenle a Leo Scherer. Lo planeó. Después de los ataques yihadistas contra las Torres gemelas de Nueva York y el Pentágono, puso en pie una operación secreta para mostrar al mundo la debilidad de las centrales nucleares frente al terrorismo. Encabezó un comando de Greenpeace clandestino y se acercó al máximo a la central nuclear más vieja del mundo en, Beznau en Suiza. Consiguió rodearla de fuegos artificiales y bengalas.

Gracias a Leo, la empresa reforzó la protección contra el terrorismo.

Visita a su amigo Heini Glauser. Comparten un temor: las inundaciones. La planta está construida en un islote fluvial. El organismo supervisor nuclear suizo dice que no pasa nada. Pero Leo y Heini desconfían de las autoridades.
Para Glauser el informe oficial sobre la central “está lleno de falsedades, es falso de arriba a abajo.”

A Scherer le preocupa si la central de Beznau puede inundarse en cualquier momento.

Para Glauser la respuesta no admite dudas: “Sí. Y no hablamos sólo de uno o dos metros. La inundación será de muchos metros de altura. Podría darse la misma situación que en Fukushima.”

Scherer dice que “Es un engaño. Hacen trampas, usan cálculos completamente equivocados”.

Glauser utiliza como ejemplo el río Aare: “Con las inundaciones el río se vuelve loco. Oficialmente dicen que el nivel podría subir 37 centímetros … ¡absurdo! Pero si solo después de un poco de lluvia, las olas suben más de un metro … Dicen que también la velocidad de la inundación podría llegar a seis metros por segundo … pero los expertos independientes me dijeron que las inundaciones podrían llegar hasta diez metros por segundo “.

La Inspección Federal de Seguridad Nuclear suiza pidió a Axpo la empresa pública que gestiona la central nuclear que contruyera un sistema de energía de emergencia ante una inundación. Axpo ha invertido los últimos tres años 641 millones de euros para mantener la central …

INSIDERS - Nuclear power in Switzerland

Brugg está a diez kilómetros de la central nuclear de Beznau. Heini y Leo nos muestran los niveles históricos de crecidas del rio. Heini hizo una investigación en profundidad para contribuir a un estudio integral puesto en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente de Suiza. Como arquitecto sabe calcular volúmenes y su conclusión es: “recordemos la historia”.

“Aquí pueden ver el nivel de la inundación de 2007, allí abajo. Comparado con eso, en 1852 el agua subió dos metros y medio más. Y en 1480 y 1570 el agua subió más aún que esta altura, se inundó esta parte de la ciudad. Fue una enorme masa de agua fluyendo hacia abajo que inundó la región.”

Leo y Heidi se acercan a la central nuclear. Por seguridad nos piden que no filmemos esta zona. Leo es más que conocido aquí y no les permiten acercarse más. Les invito a un tentempié y Scherer dice: “Esta central nuclear no puede resistir las inundaciones o los terremotos y lo más importante y por encima de todo: hace muy poco tiempo descubrieron puntos débiles en el interior de la vasija del reactor. Es viejo y hay que cerrarlo para siempre.”

El año pasado encontraron casi mil imperfecciones en el interior del reactor. Desde entonces está parado a la espera de más inspecciones.

Leo Scherer asegura: “Bueno, sí, ese es el principal problema de esta central nuclear. Lleva en marcha 47 años. En todo el mundo nunca jamás una central nuclear de este tipo ha funcionado tanto tiempo. Es un experimento y nosotros somos los conejillos de indias: tratan de hacer funcionar la central hasta que reviente”.

La empresa lo niega todo. Dicen que el llamado “proceso de fragilización” es vigilado de cerca por físicos nucleares y matemáticos especializados en cálculo de probabilidades y en fatiga de materiales.

La central nuclear está rodeada de silenciosos y tranquilos pueblos suizos como Kirchdorf. Hago unas cuantas llamadas para ver cuando podría reactivarse el reactor … si finalmente llegan a hacerlo.

Los portavoces de Axpo dejaron claro desde el principio que no hablarían ante la cámara. Lo intento una vez más y otra más. Después de unas semanas de insistencia, el “no” se convierte en un no muy entusiasta “vale, vamos a hacerlo.”

Antonio Sommavilla, portavoz de Axpo nos dice: “Por supuesto, no hay ni “agujeros” ni “grietas”… tan sólo hay algunos defectos … los encontramos en la vasija del reactor … Bien, hay algún tipo de efecto de fragilización. .. Pero en base a los primeros hallazgos, creemos que, en general, no existen razones relacionadas con la seguridad que nos impidan relanzar la planta para hacerla funcionar”.

No están de acuerdo. Los vecinos se manifiestan frente al organismo regulador nuclear suizo. Acusan a la autoridad de control nuclear de estar estrechamente vinculada al grupo de presión pro nuclear. Por ley, este organismo debe de ser independiente, y así es, dice su portavoz.

La central nuclear más vieja del mundo, Beznau 1, está aquí en Suiza. ¿Es algo que deba asustar a los europeos?

Para el portavoz del organismo regulador suizo, Sebastian Hueber “En este momento es responsabilidad de la empresa de la central explicar todos los defectos que encontraron. En particular, el operador tiene que mostrarnos de manera concluyente el impacto que esos defectos podrían tener para la integridad de la vasija del reactor. En caso de que el operador no pruebe esta integridad no vamos a dar luz verde para reiniciar esta central “.

Los grupos antinucleares han conseguido un referéndum. Los preparativos se aceleran. En otoño los suizos dirán un si o un no a la energía nuclear.

En Suiza ya no se construyen nuevas centrales nucleares. La lucha por prolongar o acabar con la vida útil de los antiguas se calienta rápidamente.

Hueber: ‘‘La gente no tiene que estar preocupado por la central nuclear de Beznau’‘

Euronews contactó con Sebastián Hueber, Jefe de Comunicación de la Inspección Federal de Seguridad Nuclear de Suiza, para preguntarle sobre los problemas de seguridad de la central nuclear más antigua del mundo, Beznau 1, en Suiza cerca de la frontera con Alemania. La entrevista completa está en alemán.

Sommavilla: ‘‘Europa no debe tener miedo de la central nuclear de Beznau’‘

Antonio Sommavilla es el portavoz de Axpo, la empresa suiza que gestiona Beznau la central nuclear más vieja del mundo. En Euronews admite que hay un “proceso de fragilización en curso” en la vasija del reactor, pero insiste en que “la central es segura”. La entrevista completa está disponible en alemán.

La vasija del reactor nuclear de Beznau … con ‘‘defectos de fabricación’‘

Horst-Michael Prasser es uno de los físicos pro-nucleares más destacados en Suiza. En las redes sociales algunos lo llaman “el Papa de la energía nuclear”. Los defectos que se encuentran en la central nuclear de Beznau “son un fenómeno nuevo o un fenómeno recién descubierto que requiere pruebas especiales”. La entrevista completa está en inglés.

Kasser: Beznau podría causar ‘‘un accidente nuclear importante en el corazón de Europa’‘

Florian Kasser trabaja como activista antinuclear de Greenpeace Suiza. Quiere que Beznau se cierre tan pronto como sea posible: “Esta es la central nuclear más antigua del mundo y descubrieron 1.000 defectos en la vasija del reactor. Si la vasija falla tendremos un accidente nuclear importante en el corazón de Europa”. La entrevista está disponible en inglés.

Rechsteiner: ‘‘Inspección de Seguridad Nuclear de Suiza podría-ser-genocidio’‘

El ex diputado suizo Rudolf Rechsteiner es uno de los promotores de los cambios en la legislación suiza de energía. Sus críticas al organismo regulador nuclear suizo son extremadamente duras. Acusa a este control y al organismo de vigilancia de estar diseñados para un “posible genocidio” nuclear. La breve declaración está en alemán.