Última hora

Última hora

Chernóbil: el sarcófago que sellará el reactor 4

Estas son las primeras imágenes filmadas en Chernóbil después del accidente en la central nuclear. El periodista Valery Makarenkov las grabó desde un

Leyendo ahora:

Chernóbil: el sarcófago que sellará el reactor 4

Tamaño de texto Aa Aa

Estas son las primeras imágenes filmadas en Chernóbil después del accidente en la central nuclear. El periodista Valery Makarenkov las grabó desde un helicóptero el 12 de mazo de 1986, 16 días después de la catástrofe. Una misión arriesgada, ya que el KGB, había prohibido difundir información sobre el accidente.

Valeryi Makarenko, periodista:
“Las autoridades soviéticas habían prohibido el acceso a esta zona. Pero yo conseguí llegar en helicóptero gracias a mis amigos pilotos. Organicé una entrevista con el jefe de la comisión de Gobierno y preparé el primer reportaje sobre cómo falló el reactor. Cuando rompimos el cerco informativo ya no pudieron seguir acallando a la prensa.”

Treinta años después de la tragedia Valeryi ha vuelto a Chernóbil como turista. Trae lo necesario para mostrarnos el nivel de contaminación radiactiva actual cerca del reactor siniestrado.

Valeryi Makarenko:
“Ahora estoy comprobando el nivel de la contaminación radiactiva y es ridículo si se compara con el de 1986. Ahora es unas cinco veces mayor que el de una de las calles más céntricas de Kiev. Y tener esta zona limpia es el resultado de un gran trabajo que costó muchas vidas.”

Chernobyl pictures by a liquidator

Para limpiar el área, los trabajadores extrajeron toneladas de arena radiactiva y llevaron tierra limpia a la zona siniestrada desde diferentes partes de Ucrania. Gracias a esas medidas, 2000 empleados pudieron trabajar en condiciones aceptables en la construcción de una estructura de confinamiento, llamada arco o sarcófago.

Novarka, un consorcio de dos empresas francesas Bouygues y Vinci, lidera los trabajos junto con una red global de colaboradores y subcontratistas.

El gigantesco arco de metal de 32.000 toneladas de peso, 110 metros de altura y 260 metros de largo, está en construcción desde 2012, en una plataforma limpia cerca del refugio existente.

En la actualidad, está siendo equipado con grúas y otros instrumentos para las tareas de desmantelamiento y gestión de residuos. Una vez terminado, se desplazará mediante unos raíles sobre el reactor 4.

Viktor Zalezetsky, jefe del nuevo Proyecto de Confinamiento Seguro:
“Hoy es la última fase del proceso de construcción y vamos a iniciar el de mudanza. La tarea fundamental este año es llevar el arco hasta el reactor, y el 30 de noviembre terminaremos todos los trabajos.”

El proyecto está evaluado en cerca de 2.200 millones euros, de los que 1.500 millones corresponden al nuevo sarcófago. La suma, que es más del doble de lo proyectado inicialmente, ha sido financiada por la Unión Europea y por la comunidad internacional a través del Banco Europeo de Cooperación y Desarrollo que estableció el Fondo de Protección de Chernóbil y se ha hecho cargo de la gestión administrativa del Plan de Ejecución. Hasta la fecha, ha recibido contribuciones y donaciones de 47 países y multinacionales.

La nueva instalación de almacenamiento provisional, recuperará residuos radiactivos líquidos procedentes de los reactores 1, 2 y 3 de la central, detenidos en 2001. Posteriormente, ya en estado sólido, se trasladarán a contenedores para su almacenamiento a largo plazo. El coste total de este proceso ronda los 400 millones de euros.

Andrey Savin, ingeniero:
“En estos módulos de hormigón habrá barriles metálicos con líquidos radiactivos durante 100 años. Están pensados para evitar filtraciones. Los toneles metálicos tienen doble pared, lo que constituye una doble barrera para evitar fugas de radiactividad.”

Por el momento no hay una solución clara sobre los materiales contaminados y líquidos procedentes del reactor destruido. Aproximadamente 5.000 toneladas de arena, plomo y ácido bórico, arrojadas desde helicópteros las semanas siguientes al accidente, se mezclan con 200 toneladas de uranio formando una masa similar a la lava. Estos materiales siguen siendo altamente radiactivos y representan actualmente el riesgo más significativo.

Pictures from Chernobyl exclusion zone