Última hora

Última hora

Ucrania y el mundo entero conmemoran tres décadas del desastre de Chernóbil

Ucrania conmemora el 30 aniversario del accidente de Chernóbil, el peor desastre nuclear de la historia. El presidente ucraniano, Petró Poroshenko ha

Leyendo ahora:

Ucrania y el mundo entero conmemoran tres décadas del desastre de Chernóbil

Tamaño de texto Aa Aa

Ucrania conmemora el 30 aniversario del accidente de Chernóbil, el peor desastre nuclear de la historia.

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko ha rendido homenaje en Kiev a las víctimas y los “liquidadores”, es decir las más de 600.000personas que ayudaron a aislar el reactor y contener la radiación.

Chernóbil fue el peor accidente nuclear de la historia. Se calcula que la central, a 120 kilómetros de Kiev, liberó a la atmósfera una cantidad de radiación cien veces mayor que la de las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas,
contaminando vastas zonas de este país, de Bielorrusia y de Rusia.

En una ceremonia celebrada en la central de Chernóbil, Poroshenko ha condecorado a veteranos y “liquidadores” con un fondo de protestas por la pérdida de tratamientos médicos o compensaciones.

“Ni la medicina, ni las estadísticas pueden dar un número exacto de víctimas. Pero las pérdidas de vidas humanas de forma directa o indirecta, el número de personas, que murieron o quedaron discapacitadas, asciende a cientos de miles”, dijo el presidente Poroshenko.

En Moscú, cientos de personas recordaron a los primeros bomberos víctimas del desastre.

Las autoridades soviéticas de la época trataron de ocultar el accidente del que no se habló públicamente hasta unos veinte días después.

El patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa rusa en el cementerio de Mítino, recordó que: “Igual que en la guerra la gente defendía su país sin pensar en sus vidas. De la misma manera, los héroes de Chernóbil no pensaban en su salud, ni en sus vidas cuando les encontró la muerte.”

La emoción y el recogimiento reinaron también en la ceremonia en Slavutich, la ciudad construida después de la tragedia para acoger a las 350.000 personas evacuadas de lo que sigue siendo una zona de exclusión.