Última hora

Última hora

Los países árabes intentan relanzar el turismo pese a una región en conflicto

El turismo se sigue expandiendo, incluso en lugares inestables como Oriente Medio. La prueba es el Salón del Viaje de Arabia, en Riad, que en su

Leyendo ahora:

Los países árabes intentan relanzar el turismo pese a una región en conflicto

Tamaño de texto Aa Aa

El turismo se sigue expandiendo, incluso en lugares inestables como Oriente Medio. La prueba es el Salón del Viaje de Arabia, en Riad, que en su edición 2016 vuelve a convertirse en la cita obligada en la región. El año 2015, el turismo mundial progresó por sexto año consecutivo un cuatro por ciento, con ’1.184 millones de visitantes’:http://www.themiddleeastmagazine.com/wp-mideastmag-live/2016/04/arabian-travel-market-2016-focuses-responsible-tourism/. En esta región, el avance fue del tres por ciento, con 54 millones. Ahora, el gobierno saudí se plantea volver a abrir los visados turísticos que existieron entre 2006 y 2010.

“Hemos pedido al Gobierno que reintroduzca el programa ‘Descubre Arabia Saudí’, en el que organizábamos tours fantásticos”, explica a Euronews el presidente de la comisión nacional de Turismo, el príncipe Sultán bin Salman. “El país resulta una gran sorpresa para mucha gente que, quizás, haya escuchado en la prensa comentarios negativos. Estamos en el ojo del huracán por conflictos regionales e internacionales y siempre se nos ha mirado con lupa”.

Si hay un país que está resultando fuertemente afectado por la inestabilidad política y la oleada de atentados es Egipto. Los ingresos turísticos son una fuente vital para su economía. Pero en el primer trimestre de 2016, registró un millón de visitantes menos que un año antes para limitarse a 1.200.000.

“Hemos reforzado e incrementado la seguridad en todos los aeropuertos”, subraya el ministro de Turismo egipcio Mohamed Yehia Rashed. “Estamos aplicando los estándares internacionales, en un proceso que continúa. Egipto ha combatido el terrorismo en nombre de los intereses del resto del mundo y hoy apoya y alienta el turismo para todo el mundo”.

Menos convulso, pero también rodeado de conflictos regionales, Jordania intenta hacerse valer por su patrimonio histórico. Aunque las propias autoridades del país reconocen que el año pasado el turismo decayó por las guerras colindantes. En 2015, los visitantes de países árabes disminuyeron en 400.000 personas para situarse en dos millones y medio. Los europeos se redujeron a medio millón.

“Oriente Medio no es uno, sino 22 países”, quiere enfatizar el titular de Turismo jordano, Nayef Al Fayez. “Y cada uno de estos 22 países tiene sus propias particularidades y diferencias. Es verdad que hay problemas en algunos países, pero esto no quiere decir que todos seamos iguales”.

En el camino por convertirse en una atracción turística, como lo empiezan a ser sus vecinos Catar y Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí en todo caso debe aun mostrarse más hospitalario y abierto. Sobre todo ahora que sus ingresos petrolíferos se desploman.