Última hora

Última hora

Sheki, Capital Cultural del mundo túrquico

Leyendo ahora:

Sheki, Capital Cultural del mundo túrquico

Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad de Sheki, situada a unos 300 kilómetros de Bakú, la capital de Azerbaiyán, ha sido escenario de un encuentro celebrado entre artesanos de

La ciudad de Sheki, situada a unos 300 kilómetros de Bakú, la capital de Azerbaiyán, ha sido escenario de un encuentro celebrado entre artesanos de todo el país. Sheki ha sido nombrada este año “Capital Cultural del mundo túrquico”.

Un hombre, por ejemplo, fabrica instrumentos musicales que él mismo sabe tocar.

“Este es uno de los intrumentos antiguos de Azerbaiyán, se llama ‘tar’. Está hecho con madera de una morera y con la de un nogal. La parte central ha sido realizada con el intestino de una vaca”, explica.

Maarif Aliyev trabaja el cobre como lo ha hecho su familia a lo largo de siete generaciones.

“El tiempo de producción de una pieza depende de su tamaño. Puede llevarte un día o cuatro, sobre todo si está decorada. Para hacer un plato que es más complicado he trabajado cuatro meses”, asegura Maarif.

“Aquí se está preparando el plato tradicional azerí, “kutaby”. La masa se hace solo con agua y harina. El relleno suele ser de vegetales, carne o calabaza”, explica la enviada especial de euronews a Sheki, Maria Korenyuk.

“Estoy preparando esta lana. Después la peino y separo la que no necesito. Esta lana nos sirve para tejer calcetines, por ejemplo”, explica una mujer.

La región de Sheki es conocida sobre todo por sus vidrieras de colores.

“Tenemos diferentes elementos de madera que pueden unirse. Es ahí donde coloco el vidrio. Si me equivoco apenas un milímetro ya no funciona”, afirma Tofig Resulov.

Entre las vidrieras más destacadas de Sheki están las del Palacio de los Kanes construído en el siglo XVIII. Tanto Sheki como el palacio han sido presentados por Azerbaiyán como candidatos a la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

“Creo que sería normal incluir esta perla histórica en la lista del Patrimonio de la Humanidad. De esa manera podríamos disfrutar del palacio pero también protegerlo”, asegura Abulfas Garayev, Ministro de Cultura y de Turismo de Azerbaiyán.