Última hora

Leyendo ahora:

Lesbos: segunda vida para los chalecos salvavidas, segundas oportunidades para los refugiados


Grecia

Lesbos: segunda vida para los chalecos salvavidas, segundas oportunidades para los refugiados

Dar una segunda vida a los chalecos salvavidas es la meta de Jai Mexis, 25 años, e Irene Psifidi, 26, que ya han transformado cerca de 10.000 unidades.

Ambos vivían y trabajaban en el Reino Unido. Jai estudió arquitectura humanitaria e Irene Medio Ambiente Global, Política y Sociedad. La crisis de los refugiados les decidió a volver a Grecia. En octubre del año pasado, fundaron una ONG, Odyssea, para buscar soluciones al creciente problema de contaminación.

Jai Mexis, fundador y director de Odyssea:
«La historia comenzó de forma espontánea cuando visité Lesbos. Intenté encontrar una solución al problema medioambiental. Era más bien un experimento. Un intento de mostrar que los jóvenes griegos pueden regresar a su país y crear algo, incluso de la basura.»

Las playas de Lesbos han sido escenario del desembarco de miles de refugiados en el último año. Los chalecos que utilizaban para la travesía quedaban abandonados en la orilla.
En Turquía cada uno cuesta entre 50 y 200 euros, pero muchos son burdas falsificaciones que no cumplen ninguna norma de seguridad, lo que explica el gran número de personas ahogadas en una travesía tan corta.

El trabajo de Odyssea tiene dos vertientes: la primera es la organización de talleres con refugiados y los voluntarios, donde crean bolsas y colchones indispensables para vivir en los campos.

Irene Psifidi, coordinadora de Odyssea:
“Al principio, los refugiados no hablan. Tienen miedo, ya que no saben lo que les espera. Por supuesto, están familiarizados con los chalecos salvavidas, los han utilizado para pasar de Turquía. Hasta cierto punto, han superado esta terrible experiencia y quieren experimentar con ellos.»

Roheen Muradi es afgano y tiene 22 años. Perdió a su madre en el mar Egeo, cuando trataban de pasar de Turquía a Lesbos. Había 14 refugiados en el barco, 11 murieron ahogados, entre ellos, su madre.

Roheen Muradi, refugiado afgano:
«Cuando veo chalecos salvavidas, me pongo tan triste que me dan ganas de llorar. En este chaleco salvavidas veo a mi madre. Cuando la guardia costera griega nos rescató, me dijeron que no pudieron encontrarla. No pudieron encontrar su cuerpo en el mar.»

Odyssea apuesta también por vender productos fabricados a mano para generar fondos destinados tanto a los refugiados como a los habitantes de las islas griegas.
A partir de junio, van a empezar a vender sus productos en línea y en algunas tiendas.

Apostolos Staikos, euronews, Atenss
“Esto es sólo el comienzo. El objetivo es crear una pequeña fábrica en Lesbos, que convertirá los chalecos salvavidas en bolsas y otros productos. Si el plan sigue adelante, el 50% de los empleados será locales y el otro 50% refugiados. Pero para que esto sea posible, los refugiados deben obtener el permiso para trabajar en Grecia.”

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo

internacionales

Werner Faymann deja las riendas del Gobierno austríaco tras la debacle en las presidenciales