Última hora

Leyendo ahora:

Ucrania: el tortuoso camino hasta la cumbre

internacionales

Ucrania: el tortuoso camino hasta la cumbre

Publicidad

Desde abril de 2014, Ucrania está inmersa en una de las peores crisis sociales y políticas de su historia. El ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos fuertes en el Este del país, se libran una guerra sin cuartel que ha causado la muerte de 9.300 personas y un millón y medio de desplazados.

La decisión del entonces presidente ucraniano Víktor Yanukovic de no firmar un acuerdo de Asociación con la UE, y el posterior anuncio de un acuerdo comercial con Rusia desencadenó manifestaciones masivas en Kiev. En febrero de 2014, los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas del orden dejaron un centenar de muertos.
Con la ayuda de occidente, el país decidió celebrar presidenciales anticipadas, pero la huída de Yanukovic precipitó las cosas.

Un Gobierno interino asumió entonces las riendas del país. El presidente ruso, Vladimir Putin, denunció “un golpe de Estado” y aseguró: “Rusia se reserva el derecho a recurrir a todas las opciones disponibles, incluida, en última instancia, la fuerza.”
En marzo de 2014, Rusia se anexionó Crimea, tras celebrar un referéndum en el que una abrumadora mayoría de votantes se pronunció a favor de separarse de Ucrania.

La suerte de Crimea tuvo efecto dominó en el Este de Ucrania. Regiones fronterizas como Lugansk y Donetsk celebraron también referendos de autodeterminación.
La victoria del Sí, el 11 de mayo, fue contundente. Kiev temía una invasión militar de los soldados rusos posicionados en sus fronteras.

El 25 de mayo, Petro Poroshenko fue elegido presidente. Su prioridad fue evitar que esas dos regiones del este siguiesen los pasos de la estratégica península situada en el Mar Negro. Los combates se multiplicaron en escenarios como Soviansk y el aeropuerto de Donetsk entre otros.

La tragedia del vuelo MH17 que cubría el trayecto entre Amsterdam y Kualalumpur y fue abatido cuando sobrevolaba el Este de Ucrania con 298 personas a bordo, dio otra dimensión al conflicto. Occidente puso en marcha nuevas sanciones contra Rusia y paralelamente, multiplicó los esfuerzos para encontrar una terreno de entente entre Putin et Poroshenko.
El primer alto el fuego, negociado en Minsk, la capital bielorrusia, no fue respetado.

Cinco meses después, alcanzaron un nuevo compromiso bautizado Minsk II, pero una vez más, la dificultad a la hora de ponerlo en práctica mostró las limitaciones de la diplomacia. Desde entonces los frecuentes combates que se producen a lo largo de la línea del frente siguen dificultando el día a día de los civiles, principales víctimas de la violencia.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo