Última hora

Leyendo ahora:

Un hach amargo por culpa de la rivalidad entre Irán y Arabia Saudí

internacionales

Un hach amargo por culpa de la rivalidad entre Irán y Arabia Saudí

Publicidad

Hach amargo para decenas de miles de musulmanes iraníes. Las rivalidades entre Riad y Teherán dejarán sin peregrinación a la Meca a todos los ciudadanos iraníes. El régimen teocrático chií acusa al reino suní de poner todas las trabas posibles para evitar el entendimiento en múltiples frentes: la emisión de visados, el modo de transporte y la seguridad de los peregrinos.

No hay visados

Riad y Teherán rompieron relaciones diplomáticas el pasado mes de enero, después de que cientos de manifestantes iraníes atacaran varias legaciones diplomáticas de Arabia Saudí. Era la respuesta callejera a la ejecución en el reino suní del prominente clérigo chií Nimr al-Nimr Baqr.

Tras la ruptura de lazos diplomáticos, la embajada de Suiza en Teherán asumió las funciones de “sección de intereses de Arabia Saudí en Irán”. Desde entonces, las autoridades iraníes quieren que esa embajada gestione la expedición de visados ​​para los iraníes que quieran realizar el haj, pero Riad no lo ha aceptado. El reino suní propuso que estas gestiones las realizase un tercer país, pero el régimen teocrático iraní (de corte chií) no aceptó la propuesta.

El ministro de Cultura y Orientación Islámica de Irán, Ali Jannati, aseguró el pasado jueves que los saudíes “han rechazado todas nuestras propuestas en materia de seguridad, transporte y expedición de visados ​​para los peregrinos iraníes”.

La tragedia del año pasado

Más de 2.430 peregrinos, 464 de ellos iraníes, murieron en una estampida que se produjo en el hach del año pasado. Teherán sugirió entonces que Riad era incapaz de gestionar el evento, palabras que tensaron aún más las difíciles relaciones entre ambas potenciales regionales.

Reacción árabe

El ministerio saudí del hach afirma que la delegación de Teherán se negó a firmar un acuerdo sobre el régimen del hach de este año, añadiendo que ha sido la única delegación que ha actuado de esta forma.

Según el comunicado, Teherán plantea una serie de exigencias inaceptables. El régimen teocrático replica que sus ciudadanos nunca aceptarán acudir al hach bajo la humillación a la que los quiere someter el reino suní.

Hostilidad política

La monarquía conservadora suní de Arabia Saudí contempla el régimen teocrático chií como una amenaza mayor para la estabilidad de Oriente Medio.
Ambos países están involucrados militarmente y en bandos opuestos en dos crisis regionales, en Siria y Yemen. Su rivalidad teológica, política y militar ha influido enormemente en el mercado del petróleo, donde Arabia Saudí ha jugado a la baja asumiendo un duro coste para sus finanzas con el objetivo de restar ingresos a su enemigo ancestral.

No es la primera vez

No es la primera vez que los musulmanes iraníes se pierden el hach. Antes de la revolución islámica, en 1943, un peregrino iraní fue ejecutado en Arabia Saudí, y las autoridades iraníes suspendieron el hach durante cinco años.

Ocho años depués de la revolución, en 1987, un enfrentamiento entre peregrinos chiíes y las fuerzas de seguridad saudíes dejó cientos de víctimas, la mayoría iraníes. El hach fue suspendido durante 3 años para los ciudadanos de ese país.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo