Última hora

Leyendo ahora:

Henri Sterdyniak: "Nuestro código laboral es demasiado complicado"

insight

Henri Sterdyniak: "Nuestro código laboral es demasiado complicado"

Publicidad

Nueva jornada de huelga en Francia, la novena desde el inicio de la movilización contra le ley de trabajo. Y el movimiento no parece debilitarse, sino todo lo contrario. Los sindicatos involucrados parecen querer ir hasta el final, hasta que se retire la ley El Komhri.
¿Cuáles son las soluciones, ¿Cuáles serán las consecuencias?. Hablaremos más tarde de ello con nuestro invitado, pero hablemos antes de los sindicatos y su resistencia ante el Gobierno.

¿Nuevo rumbo en el sindicalismo francés?

No es la primera vez, y sin duda no será la última, pero el momento social que está viviendo Francia durante las últimas semanas es uno de los más importantes que ha conocido en las últimas décadas. Los franceses están en la calle y el país va bloqueándose poco a poco ante la llamada de varios sindicatos, entre los que figura la Confederación General del Trabajo (CGT).

Y en unas semanas este hombre con bigote, el secretario general del sindicato francés más importantes, se ha vuelto ineludible. Phillipe Martinez, de 55 años, hijo y nieto de españoles, tomó las riendas de la CGT hace 14 meses.

Desconocido para el gran público, se ha convertido en la punta de lanza de la movilización de la izquierda contra el gobierno al que tachan de “traidor”. Es el autor del polvorín social que vive el país.

Atrincherado en su posición, como Manuel Valls y François Hollande, Martinez no está dispuesto a ceder: “Cuando existe tanta protesta, cuando se genera tanto rechazo a un proyecto de ley, hay que retirarlo y empezar de cero para volver a discutirlo. Es el buen sentido el que debe prevalecer. El balón está en el campo del Gobierno. Si ellos nos dicen que van a empezar de cero, todo esto parará inmediatamente, os lo garantizo”.

Un poder de movilización y ciertamente en prejuicio del gobierno. El sindicato controla o domina los sectores clave de la economía, como los transportes, el petróleo, la industria química. Y puede, si reconsidera sus posiciones, crear graves problemas de funcionamiento.

La CGT tiene 688.000 miembros. Es más que un partido político, pero no representa a más del 2,6 por ciento de los trabajadores asalariados franceses. No existe el sindicalismo en masa en Francia. Sólo el 8%de los trabajadores están sindicados. Frente al 55% en Bélgica o el 82% en Islandia.

Esta paradoja francesa hace que, a pesar de la débil representación, millones de franceses sigan regularmente los llamamiento a la huelga y a manifestarse.

Phillipe Martinez, el hombre que como algunos periódicos franceses aseguran puede arrodillar a Francia, ¿será capaz de llegar hasta el final?

“Al lanzar una movilización como la actual, Martinez y la CGT han triunfado. Pero después hay que aterrizar, tienen que ser capaces de parar el barco y ponerlo en rumbo. Es muy complicado. Será ahí cuando comprobemos el talento que puede desplegar Martínez”, explica Jean-Marie Pernot, especialista del Instituto de Investigación Económica y Social (IRES).

Pase lo que pase, ya ha logrado hacer que el presidente se convierta en el más impopular y que el Gobierno se tropiece con un muro. Si no ceden, serán los franceses los que les acusarán del impasse y la parálisis en la que sumirá el país.

Sophie Desjardin, euronews:

Nos acompaña Henri Sterdyniak. Usted es economista, miembro del grupo ‘economistas aterrados’. ¿Qué problemas conlleva este enfrentamiento?

Henri Sterdyniak:

Es muy difícil de decir. Lo ideal sería que el Gobierno revise su borrador, que renegocie con los sindicatos. Las reformas del código laboral afectan principalmente a los sindicatos, y deben negociarse antes con ellos. El riesgo es que el Gobierno se enroque y lo saque adelante sin debate parlamentario.

euronews:

Los debates se centran en particular en el famoso artículo dos y en el cambio de normas que este implica. ¿Puede explicar brevemente por qué esto es tan importante?

Henri Sterdyniak:

Las negociaciones a nivel de empresa se pueden hacer independientemente de lo que esté sucediendo a nivel sectorial o a nivel nacional. Así que hay un temor por parte de varios sindicatos y empleados de que las empresas se aprovechen de su situación de poder para imponer normas en detrimento de los empleados. Por ejemplo la empresa podría decir: “necesito mejorar mi competitividad, necesito más flexibilidad” y a partir de ahí imponer recortes salariales o imponer la prolongación de la jornada de trabajo, o cambios en el contrato, sin contar para nada con la opinión de los sindicatos.

euronews:

Una de las claves de la Ley de Trabajo es que el peso del código laboral en Francia es en parte responsable del desempleo. ¿Es este el caso?

Henri Sterdyniak:

Tenemos un código laboral que en efecto resulta demasiado complicado. Hay muchas reglas que están desfasadas, por lo que probablemente se deberían haber simplificado y por lo tanto hubieramos necesitado una negociación para simplificarlo. El problema es que no se ha hecho. El Gobierno ha impuesto un texto que responde a las exigencias de la patronal. Los acuerdos se harán a nivel de las empresas. Esto supone una complicación más, ya que habrá tantos acuerdos como empresas.

euronews:

¿Reformas como esta han funcionado en otros países europeos?

Henri Sterdyniak:

Este es el gran debate. Algunos dicen que hay que tomar como ejemplo a España o a Italia, donde ha habido reformas laborales importantes. Pero al mismo tiempo se trata de países con una gran tasa de desempleo, así que no es una idea muy aplicable en Francia. En Reino Unido, de hecho, el mercado laboral es más flexible y al mismo tiempo los trabajadores son más pobres. El modelo ideal no es fácil de encontrar.

euronews:

¿Las políticas de austeridad derivadas del pacto de estabilidad monetaria supondrán la muerte del estado de bienestar en Francia?

Henri Sterdyniak:

Sí, nos encaminamos hacia ello. Los políticos de derechas y la patronal consideran, dadas las circunstancias de la globalización y de la construcción europea, Francia debería entrar poco a poco en esta dinámica de disminuir nuestros beneficios sociales para igualarnos a los otros países. Francia debe encontrar a sus aliados en Europa entre los sindicatos para resistir a la destrucción del modelo social europeo.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo