Última hora

Leyendo ahora:

¿Largar amarras o quedarse amarrado? Los pescadores británicos miran a Noruega ante el Brexit

internacionales

¿Largar amarras o quedarse amarrado? Los pescadores británicos miran a Noruega ante el Brexit

Publicidad

¿Largar amarras o quedarse amarrado? Este es el dilema para los pescadores británicos que viven con inquietud los días previos al referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

En el puerto de North Shields, al nordeste del país, a orillas del Mar del Norte el horno no está para bollos. Alan Jenkins es pescador desde los ocho años, ahora no ve futuro: “No sé qué va a pasar ahora, pero la política pesquera europea no nos está haciendo ningún bien. Quedarnos como pescadores de bajura. Quizás esto cambie si salimos de la Unión Europea, nunca se sabe”, explica Alan.

Hay días en los que no hay pescado que vender en la lonja. Los pescadores se quejan de no poder pagar las cuotas de pesca impuestas por la Unión Europea.

“La Unión Europea no hace nada por los pescadores de aquí. Reducen las capturas, basadas en un sistema de cuotas y no nos dejan salir a pescar. Y resulta que vienen los pescadores franceses, los españoles, que pueden faenar en aguas británicas. ¿Pero esto qué és?”, comenta Paul Fletcher, responsable de Lindsay Brothers, uno de los distribuidores de pescado de North Shields.

Resumen de los Acuerdos bilaterales de pesca con países no pertenecientes a la Unión Europea, en español

El Reino Unido mira a Noruega, país que en 1972 dijo no a su entrada en el entonces Mercado Común aunque forma parte del llamado Espacio Económico Europeo (EEE). Una buena decisión, según el director general de la Asociación de Vendedores de Pesca noruegos, Tyrgve Myrvang: “Queremos mantener los caladeros noruegos para los pescadores noruegos. Hasta ahora, nuestro éxito radica en que mantenemos el control para preservar, especialmente nuestros bancos de bacalao”.

“Si comparamos lo que sucede en el Mar del Norte y en la Unión Europea, concretamente en aguas del Reino Unido, vemos que no se están cuidando suficientemente las reservas de pescado”, dice el presidente de la Asociación, Johnny Caspersen.

Noruega es el segundo exportador mundial de productos del mar, el 60% va al mercado europeo. Sin embargo, el 70% de los ingresos de sus exportaciones no proceden de la pesca sino de granjas de salmón como esta. Aunque al no pertenecer a la Unión Euorpea, Noruega debe pagar aranceles para acceder al mercado común.

“Actualmente, la mayoría del salmón se exporta a la Unión Europea como pescado entero. Si estuviéramos en un sistema sin aranceles aduaneros, podríamos procesar más cantidad, con un mayor valor añadido para Noruega, podríamos crear más puestos de trabajo para la comunidad local, por ejemplo, en esta zona”, explica Jan Borre Johanson, director de una granja de salmón.

Y es que la Unión Europea grava al 2% el pescado entero, mientras los impuestos para el procesado alcanzan entre el 13% y el 20%. Resultado, el ahumado del salmón noruego se hace en Alemania y en Polonia.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo