Última hora

En Hollywood, la estrella de Mohamed Alí ha atraído a más curiosos desde el anuncio de su muerte. Por deseo del “más grande”, su estrella no fue colocada en el suelo del Paseo de la Fama, sino en una pared a la entrada del Teatro Dolby, escenario de la ceremonia de entrega de los Óscar.
“Yo llevo el nombre de nuestro amado profeta Mahoma, y no puedo permitir que la gente lo pise”, explicaba el genial boxeador.

Publicidad
Publicidad

Más No Comment