Última hora

Leyendo ahora:

Alkantara Festival de Lisboa: el mundo cuestionado desde un escenario

Cult

Alkantara Festival de Lisboa: el mundo cuestionado desde un escenario

En asociación con

La interpretación de todo tipo de arte: ese es el objetivo del Alkantara Festival en Lisboa. Comenzó como un festival de danza pero hoy en día todas las formas de expresión son bienvenidos para cuestionar nuestro mundo de ahora mismo.

Muchos de los artistas formulan la pregunta de cómo podemos ser “progresistas” en el sentido amplio de la palabra, cómo podemos hacerlo mejor como sociedad, de lo que lo estamos haciendo ahora.

Televisión, internet y redes sociales hacen nuestro día a día cada vez más virtual e ilusorio. El teatro hace más de dos mil quinientos años que festeja justo lo contrario, lo irrepetible del momento compartido en directo en una actuación.

Desde 2009, el director artístico del Festival Alkantara es el belga Thomas Walgrave: “Intentamos darle prioridad a los artistas que apuran al máximo el hecho del directo y siempre tenemos ese factor desconocido que es el de la audiencia que será diferente cada noche. Y cuando se diga una palabra o se haga un gesto siempre tendrá un sentido. Así que este tipo de diálogo que se establece es también único porque cada noche habrá un espectáculo diferente”.

Amor, sexo y muerte

El canadiense Christopher Brett Bailey ensaya su espectáculo Así morimos. Cuentos sobre amor, sexo y muerte. Influido por el humorista satírico Lenny Bruce, William Burroughs, la beat generation y las películas de serie B, al final Bailey se une a sus músicos para una actuación de música salvaje y ruidosa.

Y todo empezó para él recitando en bares: “He escrito algunas cosas de las que estoy bastante satisfecho. Era muy poco probable que alguien me publicara nada, así que empecé a hacer recitales de poesía y la respuesta fue eléctrica. Decidí hacer un espectáculo completo y como todo está influido en gran medida por la literatura estadounidense de vanguardia y la primera literatura punk fue algo muy natural incluir una banda en el espectáculo”.

Dias se pone los guantes

La bailarina y actriz portuguesa Cláudia Dias estrenó un espectáculo que une dos acontecimientos de 1974, The Rumble in the Jungle, histórico combate de boxeo en Kinshasa, donde Muhammad Ali noqueó a George Foreman y la Revolución de los Claveles que acabó con la dictadura portuguesa. Una colaboración con el poeta escénico español Pablo Fidalgo Palabras y cuerpos chocan. Conflicto no sólo presente sino generador de nuevas ideas.

Cláudia Dias fue a clases de boxeo con un entrenador profesional: “Creo que esto es una buena metáfora sobre la idea de lucha social. Es el tipo de pelea que tenemos que desarrollar hoy en día, sea en Europa o en el resto del mundo. Cuando digo nosotros, me refiero a los demócratas a los humanistas. Creo que este tipo de lenguaje es fundamental, para expresar esta idea de la lucha”.

Un clásico tan fresco como un clásico

El clásico de Anton Chejov El jardín de los cerezos lo reinterpretó en Lisboa el grupo belga Tg STAN. Mezcla elementos de comedia, farsa y tragedia. Plenamente actual la historia de la aristócrata rusa y su familia que revisitan su jardin de los cerezos antes de que se subaste la casa paterna.

Se estrenó en 1904 pero su enfoque realista y sin moralejas fáciles hacen que la obra resulte tan plenamente fresca como actual.

Para el actor belga Frank Vercruyssen no hay duda: “Estos textos son clásicos es decir, universales, lo que quiere decir que cada momento de la historia en los que se los representa en escena van a hablarnos del aquí y ahora. Y es lo que intentamos encontrar el aquí y el ahora del texto de Chejov, del que no tenemos el menor interés en presentar nada del siglo XIX, sino algo de ahora mismo con un texto del siglo XIX en la mano”.

La interpretación fue muy aplaudida la noche del estreno en el lisboeta Teatro Nacional Doña Maria II.

En el Alkantara Festival se pudo experimentar lo mismo que los antiguos griegos: que disfrutar de una obra de teatro junto a otros espectadores no ha perdido su encanto.

siguiente artículo