Última hora

Leyendo ahora:

Agilizar la consulta gracias a la videoconferencia

smartcare

Agilizar la consulta gracias a la videoconferencia

En asociación con

Aquí en Estocolmo vemos que un simple cambio en la comunicación entre especialistas, agiliza las consultas de los pacientes con la enfermedad de Parkinson, reduciendo el tiempo de espera de seis meses a un semana. El cambio consiste en olvidarse del papeleo y los mecanismos rutinarios, para pasar a utilizar la vídeoconferencia en red.

Los neurólogos suecos Anders Johanson y Christian Carlström encabezan este proyecto. Ambos iniciaron una serie de videoconferencias para evaluar la necesidad de dar tratamiento avanzado a los pacientes del doctor Carlström.

¿Cuánto tiempo se puede ganar con este proyecto?

“Valorar si el paciente está en el servicio adecuado ahora me lleva unos 15 minutos en lugar de dos horas, asegura el doctor Anders Johanson especialista en el Hospital Universitario Karolinska. Esto me evita tener que reunir más información sobre su caso.”

“Antes no teníamos contacto ni visual, ni oral, prosigue el neurólogo Christian Carlström. Entonces le escribía cartas, aunque sabía que no era la mejor manera de comunicarnos, pues nos llevaba demasiado tiempo.”

Según un estudio del Instituto Karolinska, al emplear la vídeoconferencia no sólo puede accederse más rápidamente a un especialista, sino que se evitan consultas innecesarias. Le pedimos su opinión a dos defensoras de los derechos del paciente, Eleonor Högström e Inger Lundgren:

¿Cómo es la situación de los pacientes enfermos de Parkinson en cuanto a tiempos de espera?

“La lista de espera puede ser muy larga, y puede ir de seis meses hasta uno o dos años”, asegura Eleonor Högström.

¿Y cuáles son sus expectativas respecto a este nuevo proyecto?

“El hecho de que los especialistas trabajen juntos puede hacer el tratamiento más eficiente destaca Inger Lundgren de la Asociación de enfermos de Parkinson. Hay sólo un pequeño riesgo y es que el tratamiento se convierta sólo en un diálogo entre dos especialistas. Por eso es muy importante que el paciente que tiene párkinson sea incluido en este diálogo desde el principio.”

En general los sistemas de salud incoporan con lentitud las innovaciones digitales. Y una de las razones, es la burocracia, según nos cuenta el consejero de salud electrónica, Daniel Forslund.

“Si al hospital o la clínica en cuestión no se le financian estas citas virtuales, es evidente que sólo ofrecerá a sus pacientes el método tradicional. Tenemos que cambiar la normativa para que los profesionales de la salud puedan aplicar las mejores técnicas en beneficio del paciente.”

Existe un gran consenso sobre los beneficios de estos nuevos métodos, aunque sólo se aplican a pequeña escala. Pero, y los médicos, ¿cómo ven la consulta del futuro?

El doctor Carlström piensa que sería interesante incluso utilizar las videoconferencias también con los pacientes.

“Podría funcionar así: El paciente tendría un ordenador con cámara en casa, y le bastaría con conectarse dos o tres veces al día, durante unos 5 minutos. Y yo cada vez podría preguntarle cómo se encuentra y observar sus movimientos, para saber si se encuentra mejor.”

Al día de hoy, este proyecto, desarrollado en Estocolmo, se ha extendido a otras cinco consultas neurológicas en Suecia.

siguiente artículo

smartcare