Última hora

Leyendo ahora:

La violencia en la Eurocopa 2016, vista desde Rusia

internacionales

La violencia en la Eurocopa 2016, vista desde Rusia

Publicidad

Los brutales enfrentamientos que se registraron entre grupos de hinchas rusos e ingleses en Francia el pasado fin de semana han puesto en el ojo del huracán a la selección rusa. La FIFA anunció la descalificación “en suspenso” del equipo después de que el fiscal de Marsella denunciara que los episodios más graves los habían protagonizado unos ciento cincuenta aficionados procedentes de Rusia “bien entrenados”, “ultrarrápidos” y “súper violentos”. Los vídeos de las agresiones que sufrieron algunos aficionados ingleses (la mayoría ebrios) por parte de los rusos, a los que se veía completamente sobrios y exhibiendo una musculatura “a lo Rambo”, parecían confirmar sus palabras.

La máxima organización del fútbol mundial anunció que Rusia sería expulsada del torneo si se volvía a repetir un episodio parecido, y Francia, por su parte, prohibió la venta de alcohol en las “áreas sensibles” durante la competición.

Mientras que numerosos tabloides y figuras del deporte del Reino Unido clamaban al cielo contra la “brutalidad” de los rusos, en Rusia, donde recuerdan que los “hooligans” no son precisamente unos “angelitos”, las cosas se veían desde otro punto de vista.

Un tuit del exjugador Gary Lineker en el que llamaba “animales” a los hinchas violentos rusos provocó un aluvión de críticas.

El diario “Championnat.ru” respondía con un artículo titulado ¿Quiénes son los animales aquí, Gary?, en el que se denuncia el salvajismo de algunos aficionados ingleses en Lille. El rotativo lo ilustra con tuits, vídeos y fotografías en los que aparecen hinchas de la selección inglesa insultando y arrastrando la bandera rusa por el barro frente a la policía francesa.

Por su parte, el diario Kommersant advierte de que en el duelo de la selección Rusia con Eslovaquia (este miércoles en Lille), los aficionados podrían provocar un nuevo conflicto en el que ya han sido señalados como culpables.

El rotativo Sports Express hace un llamamiento a unos y otros: “Equipo e hinchada: no nos falléis”.

También los políticos han hecho escuchar su voz. Mientras que el ministro de Deportes, Vitaly Mutko, reconocía que algunos aficionados habían avergonzado al país (en inglés, Igor Lebedev, funcionario de la Unión Rusa de Fútbol (RFU) y diputado del populista Partido Liberal Demócrata, tuiteó que “no hay nada malo en que los aficionados se peleen” y les animó a seguir haciendo “un buen trabajo”.

- Vladimir Markin, un alto funcionario de la comisión de investigación del país, se burlaba de las sugerencias de que algunos rusos implicados en la violencia eran “combatientes” que habían ido a Francia especialmente para luchar: “Se sorprenden cuando ven a un hombre de verdad, con el aspecto que un hombre debería tener. Sólo están acostumbrados a ver ‘hombres’ en los desfiles de homosexuales”, escribió en Twitter.

Palabras que contrastan con la opinión del diputado comunista Valery Rashkin: “Sólo una sociedad enferma puede estar orgullosa de los locos entre los seguidores del fútbol. En un artículo en Eco de Moscú, Rashkin afirma que los responsables de la violencia deberían ser llevados a la justicia rusa cuando regresen de Francia.

Varios deportistas rusos también han expresado públicamente su opinión sobre lo ocurrido. El delantero del Zenit de San Petersburgo Artem Dzyuba afirmaba no entender por qué la prensa británica “absolvía” a sus aficionados de toda responsabilidad. “Realmente no entiendo la reacción de los medios de comunicación británicos. Tienen la impresión de que los aficionados ingleses son como ángeles”.

- El entrenador del combinado nacional ruso, Leonid Slutsky, arremetió contra la afición inglesa después de que abuchearan el himno ruso, se trata de una violación flagrante, dijo.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo