Última hora

Leyendo ahora:

MINI y Rolls-Royce presentan su apuesta de futuro

Sci-tech

MINI y Rolls-Royce presentan su apuesta de futuro

En asociación con

Algunos sistemas precursores de los coches autónomos empezaron en los años 30. Desde entonces, numerosos constructores e investigadores han desarrollado unos vehículos cada vez más eficientes. El desafío es tener coches completamente autónomos.

Como un híbrido entre un coche y una nave alienígena. Así es el MINI Vision Next 100. BMW ha desvelado automóviles similares.

Los “concept cars” de MINI y Rolls-Royce han sido presentados en junio en Londres y representan la apuesta de los constructores para los próximos 100 años. Lo que los conductores utilizarán el siglo que viene.

“Para no enseñar solo buenas imágenes de lo que creemos que traerá el futuro, desarrollamos la visión de los coches donde integramos todo lo que creemos que será importante en el futuro”, decía el directivo de BMW AG, Peter Schwarzenbauer.

El MINI sigue conservado algo del estilo que le hace tan popular entre sus fans pero incorpora una variedad importante de herramientas de inteligencia artificial. El coche aprende los horarios del conductor, sus preferencias y el techo o la iluminación interior cambian con el estado del dueño.

Los diseñadores se imaginan un futuro en el que los conductores compartirán el coche llamando a un coche vecino cuando sea necesario y acordándose de las preferencias del conductor.

“La principal herramienta del MINI Next 100 son las proporciones típicas. Lo que quiere decir que no dejará una gran huella en las zonas urbanas, que te llevará por las calles más estrechas y lo hará con estilo. Todo esto lo hará a tiempo porque el coche estará en perfecta armonía con tu vida, con tu agenda, y te llevará a donde quiera que tengas que estar”, apuntaba el jefe de diseño de MINI, Anders Warming.

Rolls-Royce ha sacado a la luz el que para ellos es el “concept car” definitivo.

El 103EX es un ejemplo de lo que serán los coches de la marca en los próximos 25 años. La inteligencia artificial está en el corazón de este modelo y los conductores de dinero podrán disfrutar de un vehículo lujoso que no necesita conductor. Estará pilotado por un sistema digital llamado “Eleanor”.

“A Rolls-Royce se le conoce sobre todo por ser como un gran santuario, por estar arropado y resguardado en este paraíso de bonitos materiales, sedas y maderas de Madagascar. Este coche guarda todas esas tradiciones intactas pero lo que queremos es aportar las ventajas de lo digital, de llegar a otro nivel. La clave está en que el coche es totalmente autónomo. El coche se conduce solo y el chófer que siempre ha sido sinónimo de la marca finalmente se jubila. Su sitio se ha quitado y ahora tienes una vista impresionante de la parte delantera del coche. Un coche que predice todos tus deseos”, decía el director de diseño de la marca, Giles Taylor.

siguiente artículo